Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales usa un "burrito" para moverse dentro de la residencia presidencial, espacio en el que descansa tras ser sometido a una operación la pasada semana. Sufrió la rotura de ligamentos cruzados de su pierna izquierda y encara una etapa de fisioterapia.

"Por recomendaciones médicas me sometí a esta cirugía de la rodilla izquierda, pero siento que estamos muy bien (...) Es una ruptura del ligamento cruzado y del ligamento posterior y también los meniscos, siento que va bien y esperamos pronto estar en trabajo por Bolivia", dijo la autoridad. 

Conoce más: Ministra dice que Evo paga de su bolsillo la cirugía

Anticipó que la próxima semana podría estar viajando a algunas regiones del país, pero aseguró que seguirá con disciplina las recomendaciones del equipo médico. Son seis operaciones a las que fue sometido, clavícula, vesícula, rodilla derecha, rodilla izquierda y la nariz; ahora nuevamente la pierna izquierda. 

"Es importante el conocimiento científico, pero también es importante recuperar nuestra medicina natural y tradicional (...) Para no tener esta clase de problemas, hinchazón por salir, aquí en calabozo en la residencia me siento calabocista, pero obligado a recuperarme", acotó.

Lea también: Evo suspende viajes y hay protestas en la clínica

Inicialmente se informó que el primer mandatario debía reposar por dos semanas, pero retomó casi todas sus actividades desde la clínica Los Olivos y ahora desde la residencia presidencial en La Paz; tampoco usó muletas, anticipado por los médicos.

"Algunos medios dijeron que ahora que Evo está en el hospital, que se muera, esa es la mejor muestra de libertad de expresión para que puedan entender. Algunos ya dijeron que soy discapacitado para que me incorpore a los discapacitados (de la caravana). Paciencia, paciencia por Bolivia, por el cambio y, sobre todo, para la gente más necesitada", bromeó el presidente.