Escucha esta nota aquí

El Ministerio Público presentó ayer una imputación formal en contra del alcalde de La Paz, Luis Revilla, por los presuntos delitos de atentado contra la salud pública e incumplimiento de deberes, en el marco de la investigación que sigue de oficio por el derrame de lixiviados y basura ocurrido en enero en el relleno sanitario de Alpacoma.

“Se presentó la imputación en contra del alcalde de La Paz por el caso del relleno sanitario. Se la hizo en El Alto y se está solicitando la aplicación de medidas cautelares”, informó el fiscal departamental de La Paz, Williams Alave.

El fiscal Alave mencionó dos antecedentes: la denuncia que hizo en mayo el alcalde de Achocalla Dámaso Ninaja, quien posteriormente la suspendió al llegar a un acuerdo con Revilla, y una sentencia del Tribunal Constitucional, que el 16 de mayo determinó indicios de responsabilidad penal en contra del edil paceño.

El derrame en el vertedero de Alpacoma, municipio de Achocalla, sucedió la noche del martes 15 de enero, y causó el deslizamiento de 20.000 litros de lixiviados (líquidos de material en descomposición) y 850.000 toneladas de basura.

Ayer por la madrugada, antes que se formalice la acción de la Fiscalía, se produjo un segundo derrame en el vertedero cuyo impacto fue minimizado por Revilla, quien dijo que se trató de fluidos que se desprendieron de la piscina ubicada en la parte baja del relleno, como resultado de un desajuste, pero que no se parecía al anterior caso. Precisó que se produjo en los predios a cargo de la empresa Tersa, por lo que anticipó que además de multas, lo que corresponde al municipio paceño es iniciar acciones legales en contra la empresa.

Revilla advirtió también que hubo un intento de oportunismo entre la formalización de la imputación y la nueva falla registrada en el vertedero. “Está claro que las instancias judiciales, influenciadas por el partido de Gobierno, los dirigentes políticos del MAS, aprovecharán estas circunstancias para insistir en el daño a la imagen del municipio y del alcalde”, aseguró.

Las críticas a este hecho llegaron del MAS, pero también de aliados de Bolivia Dice No. Ayer el vicepresidente Álvaro García Linera dijo que espera que “la Alcaldía haga su trabajo porque no se puede castigar a La Paz con una nueva crisis ambiental”. Mientras que el diputado Wilson Santamaría, de UD, realizó una petición de informe a Revilla y al gobernador de La Paz, Félix Patzi, para conocer las causas del nuevo deslizamiento y los avances para el uso del nuevo botadero.

Tags

Comentarios