Escucha esta nota aquí

La Fundación Coca Cola-Embol y la Fundación Natura han emprendido un ambicioso proyecto ambiental en seis municipios con el fin de incentivar a los habitantes rurales para la conservación de los bosques como una forma de preservar y aumentar los acuíferos existentes en su territorio. María Teresa Vargas, directora ejecutiva de Natura, y Claudia Fernández, gerente de Asuntos Públicos y Sostenibilidad de Coca-Cola, dieron la información. 


    Fernández dijo que el interés de Coca-Cola y de la embotelladora es conservar la servidumbre ribereña y cuidar la calidad del agua y se plantean el objetivo de compensar la utilización de su principal insumo que es el agua, con un trabajo orientado a cuidar los bosques como generadores del recurso. “El agua es un bien común y su acceso a ella es un derecho universal y estamos decididos a fomentar el cuidado del agua y su adecuada gestión, mediante la reposición total del agua que usamos para la elaboración de nuestros productos”, apuntó Fernández.


    Vargas indicó que se trabajará en El Torno, Samaipata, Vallegrande, Postrervalle, Pucará y Moro Moro, en un área boscosa de unos 14.000 kilómetros cuadrados. Explicó que con la fundación Coca-Cola-Embol se dará incentivos a la gente comprometida con la preservación de los bosques. 


   El gerente de RRPP de Embol, Luis Lugones, dijo que trabajan en el uso más eficiente del recurso agua y que han reducido su consumo un 21%. 

Comentarios