Escucha esta nota aquí

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, llegó a Chile y afirmó que la demanda marítima presentada por Bolivia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya no busca aislar o agredir a ese país sino reparar una injusticia histórica. 

"Nuestro reclamo no es para aislarlos, no es para agredirlos, es para resolver una injusticia y cerrar una herida, para que nuestros pueblos se reencuentren", aseveró la autoridad en conferencia de prensa ante medios de comunicación. 

La autoridad señaló que "ni el Tratado de 1904 cerró esa injusticia y eso lo reconocieron los propios gobernantes chilenos, que en distintas ocasiones no solo plantearon el debate sino que un conjunto de opciones para que Bolivia pueda tener una salida soberana al océano Pacífico". 

García Linera, que cumple una agenda no oficial en Chile, donde presentará su libro "Comunidad, socialismo y Estado Plurinacional" en la Universidad de Chile y luego participará del taller “Comunidad y Estado en transformación” en la Universidad Privada Alberto Hurtado.

La segunda autoridad del país también aseveró que la acción judicial "no es una actitud de mala fe, no es una actitud de venganza contra el estado y el pueblo chileno, es una actitud de justicia, lo que demanda Bolivia es justicia".

En la víspera el Canciller de Chile, Heraldo Muñoz, explicó que no existe una solicitud oficial de Bolivia para que su vicepresidente sostenga reuniones con autoridades de ese Gobierno y se limitó a señalar que se garantizaría su seguridad.