Escucha esta nota aquí

El vicepresidente Álvaro García Linera sostuvo este jueves que ni en situación de guerra se niega la visa a autoridades como lo hizo el gobierno chileno con los presidentes de las cámaras de Diputados y Senadores de Bolivia.
 

Al presidente de Senadores, Alberto Gonzales, y la de Diputados, Gabriela Montaño, "les negaron la visa, a personas electas, para que no entren a visitar a nuestros compatriotas, ni en guerra se da eso, es una institución democrática (las cámaras), ni eso están respetando", expresó García en el acto de entrega de viviendas sociales en la localidad de Huarina.
 

Dijo que esa actitud "seguramente es la herencia de Pinochet, fascista, militarista, dictador que no soporta las instituciones democráticas".
 

El gobierno de Chile vetó además el ingreso del ministro de Defensa, Reymi Ferreira, que al igual que Gonzales y Montaño, querían visitar a los nueves bolivianos detenidos en ese país por casi dos meses.
 

El incidente fronterizo ocurrido el 19 de marzo tensionó la relación entre Bolivia y Chile que se encuentran enfrentados en la Corte Internacional de Justicia de La Haya por el tema marítimo.
 

García también se refirió a la negativa de funcionarios chilenos del penal de Alto Hospicio, de permitir que la madre de unos de los detenidos ingrese a la visita con pollera.

Te puede interesarArce visitó a bolivianos detenidos en cárcel de Chile 

"La mamá de pollera ha sido a visitarle a la cárcel y no le han permitido que entre con pollera, le han obligado a la mamá de pollera a que se cambie, vestido o pantalón ¿Por qué no puede entrar como ella es? A eso se llama discriminación, eso se llama racismo", remarcó.
 

También expresó su molestia por el anuncio del gobierno de Chile de investigar a profesores que distribuyeron el Libro del mar en aulas de ese país, para que se conozcan las dos versiones del conflicto.
 

Te puede interesar: Evo acude al papa y Chile niega la visa a Montaño

"Es decir quieren enjuiciar a la verdad, falta poco que quemen nuestro libro, como lo hizo Hitler en 1934, Alemania, fue la única persona que hizo quemar libros", dijo.
 

Indicó que esa situación no agrede a Bolivia sino que hace quedar mal al gobierno chileno ante el mundo, "como un país que tiene algunos gobernantes abusivos, intolerantes, racistas, 

Comentarios