Escucha esta nota aquí

El inspector general de la Policía, general Gary Omonte, fue suspendido el viernes para ser sometido a un proceso interno tras ser implicado en un caso de estafa con cobros ilegales para el ingreso a la Academia Nacional de Policías. El oficial habló con EL DEBER, negó cualquier participación, dijo que se siente muy triste con su alejamiento y anuncia que se querellará contra los que lo acusan “de forma injusta”.

Kuscaya V.R se presentaba como capitana. Cuatro víctimas señalaron que la mujer cobró de $us a 70 mil para el ingreso a la Anapol y que hubo además estafa porque ese ingreso ni siquiera se produjo. La implicada  se encuentra en el Centro de Orientación Femenina de Obrajes, en La Paz, y ella fue quien implicó al jefe policial en el ilícito por el que se la acusa.

“Le comento que esta señora usó mi nombre indicando que yo formé parte de esta actividad ilegal, pero lo que estos delincuentes hacen es solamente ensuciarme a mí y a otras autoridades para hacer más confiable su ardid. Yo no conozco a esta señora”, complementó.

La Fiscalía tomará declaraciones de Omonte esta semana. “Todo esto mella mi honor y toda la profesionalidad que siempre he expuesto en mi vida. Me he puesto a disposición de la investigación, me siento víctima de todo esto”.

Previsión
El jefe policial ahora suspendido considera que la medida en su contra terminará en breve. “Es una investigación interna, esto se va a aclarar directamente, le digo que yo voy a aportar todos los medios de prueba para establecer que no tengo absolutamente ninguna conexión con esta persona, y menos con un caso de corrupción”.
Mencionó que el suyo no es el único nombre que se lavantó, “también el de otros oficiales. Hay varios casos a nivel nacional en los que los estafadores levantan nombres, de gente que tiene influencia”.
Omonte no se siente víctima de ninguna pugna interna. “El Alto Mando se maneja correctamente, es importante mi suspensión, aunque todo esto me causa mucha tristeza, se debe investigar”, dijo.  

Comentarios