Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional anticipa un "fracaso" en la protesta de 48 horas que deberá cumplir la Central Obrera Boliviana (COB) entre mañana y el viernes. El viceministro de Coordinación con los Movimiento Sociales, Alfredo Rada, asegura que "se cumplió" con los trabajadores de Enatex. 

"Nos parece que una de las responsabilidades más importante de la dirigencia nacional de los trabajadores es evaluar su poder de convocatoria, sus propias fuerzas, ya que al darse una convocatoria a un paro que no se realizó, como el paro de 24 horas, se está corriendo el riesgo de que también fracase", aseveró la autoridad desde Palacio.

Conoce más: Trabajadores alistan movilizaciones en el país

Mostró una carta en la que se expresa la intención de modificar la Ley del Funcionario Público o crear una nueva normativa, una de las causas de la movilización, debido a que bajo esa norma y un decreto de cierre, se despidió a más de 800 trabajadores de la estatal textilera.

Rada sostuvo que el presidente Evo Morales continúa gobernando para los trabajadores y detalló que 160 obreros son los únicos que no se acogieron a un plan de retiro, alrededor de 800 sí. Enfatizó que el "reencuentro" entre la COB y el Gobierno no sale de uno o dos dirigentes sino emana de una tesis política analizada en dos ampliados.

Lea también: COB asumirá paro de 48 horas el jueves y viernes

"Nosotros seguimos esperando la respuesta y seguimos tendiendo la mano del diálogo. Hemos escuchado por parte de algunos dirigentes que tratan de agravar un conflicto que tiene su origen en un sector puntual, el sector fabril, y dentro de eso en una empresa estatal", acotó.

El viceministro dijo que se tiene respeto por los trabajadores fabriles, pero no son toda la COB y advirtió el interés de algunos representantes de los obreros de dar carácter nacional a un conflicto que es particular. Mañana se retomarán las protestas en casi todo el país.

Puedes ver: Vicepresidente minimiza el paro de la COB

Concluyó señalando que existe alguna dirigencia "irresponsable" que "alarmó" a los trabajadores, señalando que a partir del cierre de Enatex, se puede cerrar otras empresas estatales y privadas. Aseveró que en este caso solo se trata de los fabriles de la textilera estatal.