Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, apuntó ayer a representantes de tres sectores como los directos responsables de los actos de violencia que se produjeron el miércoles, durante el cierre de campaña del MAS en Santa Cruz, que provocó la detención de 49 personas. De acuerdo con Romero, los impulsores de la refriega entre unionistas y la Policía son el líder del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho; el funcionario de la Gobernación Eduardo Vaca Bañón y una delegada de la Iglesia cristiana vinculada a UCS y cuyo partido tiene como candidato a vicepresidente al pastor evangélico y fundador de la Plataforma de la Familia, Humberto Peinado.

“Los políticos, estos miembros de la Unión Juvenil Cruceñista, que responden a la dirección del señor (Luis Fernando) Camacho, del señor Áñez, ellos son los dirigentes de la Unión Juvenil”, remarcó la autoridad en un informe presentado ayer antes del mediodía desde el Comando Departamental de la Policía.

Durante la conferencia que ofreció Romero en el Comando Policial, fueron mostrados palos, piedras, bates, explosivos, instrumentos contundentes y armas punzocortantes que estarían en manos de los unionistas y activistas de las plataformas ciudadanas que defienden el 21-F.

Pero Romero no es la única autoridad estatal que se pronunció sobre los enfrentamientos del martes, también lo hizo el comandante de la Policía de Santa Cruz, Igor Echegaray, que anunció que esa entidad se querellará contra los autores intelectuales y materiales de la Unión Juvenil Cruceñista que participaron en la agresión de un policía, que era parte del contingente que resguardaba la seguridad en la zona del Cambódromo, donde se realizó el cierre de campaña del MAS.

Por su lado, la ministra de Culturas, Wilma Alanoca, condenó los actos violentos en Potosí y Santa Cruz en los cierres de campaña del MAS y exhortó a los bolivianos a mantener su vocación democrática para ejercer su voto de manera pacífica, al margen de las diferencias ideológicas y políticas.

Reacciones

Tras conocer el reporte que emitió Romero, en el que involucra a tres entidades, entre ellas el Comité pro Santa Cruz de promover la violencia, el líder cívico Luis Fernando Camacho desafió al ministro para que le inicie procesos judiciales y lo meta preso si es que tiene pruebas contundentes que lo involucran en actos violentos o en algún hecho delictivo.

“Si sus hormonas le funcionan mejor que sus neuronas, que me meta preso”, con esas palabras respondió Camacho a las acusaciones de Romero y, según el cívico, las “declaraciones exacerbadas e iracundas” del ministro Romero es por la preocupación que generaron los cabildos que realizan varias regiones del país en rechazo al régimen del MAS.

Pero Camacho no es el único que rechazó las acusaciones de la autoridad estatal, también hubo reacciones en las filas de UCS y desde el Gobierno departamental de Santa Cruz. Desde la Gobernación, la secretaria de Desarrollo Humano, Paola Parada, deslindó responsabilidad de esa entidad en hechos violentos y adelantó que al ver que Vaca Bañón está involucrado en esos enfrentamientos, es que se inició una investigación interna para ver si dicho funcionario que trabaja en el proyecto de Desayuno y Almuerzo Escolar, dependiente de esa secretaría, salió en horarios de trabajo de esa entidad con permiso o autorización.

Parada dijo que Eduardo Vaca Bañón trabaja en la Gobernación desde el 12 de enero de este año y explicó que en caso de que dicho funcionario hubiese salido sin autorización, se dará cumplimiento estricto al Reglamento del Funcionario Público y a los reglamentos internos de la Gobernación.

Por su lado, el candidato a vicepresidente por UCS, Humberto Peinado, también se pronunció sobre las acusaciones de Romero y lo hizo a través de un pasaje bíblico que hace referencia a un mensaje del rey David y a Goliat antes de emprender una batalla y que el poder de Dios derrotará las mentiras y calumnias. “Este domingo Dios va a entregar sus cabezas en nuestras manos”, dijo al terminar de dar lectura a dicho mensaje.

Los detenidos y la Unión

Por su lado, el unionista Freddy Gamboa rechazó las declaraciones en las que los sindican como los responsable de los enfrentamientos, y dijo que las acusaciones que reciben es una muestra de la desesperación del MAS, tras el rechazo de la ciudadanía.

Del total de los arrestados, solo 13 quedan en calidad de aprehendidos y están a la espera de la audiencia cautelar. De acuerdo con los abogados defensores, Róger Martínez y Roberto Arana, los detenidos están acusados de asociación delictuosa, daño calificado y deterioro de bienes del Estado.

Entre las personas detenidas en la Felcc están Juan Martín Delgado, que hace cuatro días tomó juramento como líder de la UJC, Nils Vásquez, Camila Rivero, Alexdei Grimaldos, Julio César Rivero, Marioli Grageda, Pablo Sebastián Quevedo, Ernesto Vaca Vilasboas, Josué y Gustavo Urenda.