Escucha esta nota aquí

Minutos después de las 21:00 del pasado viernes, la Fuerza Anticrimen de la ciudad de El Alto realizó el levantamiento de dos cuerpos en la población de Achocalla (La Paz). Un hombre fue descubierto intentando quemar los restos de su madre y hermanastro, a quienes mató cruelmente.


El autor del crimen responde al nombre de Gabriel Ch. M. (31), quien el jueves llegó desde el área rural para visitar a su familia. Las víctimas son Eliana C. M. (54) y un menor de 11 años, quienes murieron presuntamente ahogadas.
“Es una señora de 54 años que prácticamente fue ahogada, degollada y posteriormente decapitada. El asesino luego intentó incinerar la cabeza”, reportó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) alteña, Jaldiveck Escóbar.


No se conoce cuál fue el móvil para que el hombre acabara con la vida de su mamá y hermanastro; sin embargo, familiares que llegaron hasta la morgue de la urbe paceña, que pidieron no ser identificados, dijeron que el autor del hecho tenía problemas mentales y llegó a estar internado en una institución de salud por presentar un cuadro de esquizofrenia.


Según el informe médico forense, en primera instancia las dos víctimas fueron ahogadas, degolladas, decapitadas y quemadas. Un sereno del sector llamó a la Policía para reportar el hecho de sangre; uniformados hallaron al autor ‘in fraganti’, cuando trataba de deshacerse de los cadáveres en la vivienda que ocupaban en la población distante 15 kilómetros de la sede de Gobierno.

Investigación de la Fiscalía
Gabriel Ch. M. se encuentra aprehendido en celdas de la Fuerza Anticrimen de El Alto y en las próximas horas será sometido a una audiencia de medidas cautelares, donde se anticipa que se dispondrá su detención preventiva. La Fiscalía recopila pruebas e indicios para conocer las razones que lo llevaron a acabar con la vida de sus dos familiares.
“El sujeto está aprehendido, estamos haciendo las investigaciones. Primero dijo que era el hijo, luego se manifestó que era su hermanastro y por eso ahora estamos verificando si esa última versión es real”, agregó el jefe policial.


Visiblemente afectados por la situación, los seres queridos de los fallecidos no quisieron brindar declaraciones a la prensa en puertas de la morgue judicial, donde esperaban recuperar los cuerpos de la mujer y del niño, solo atinaron a culpar al padre por lo sucedido. Se trata de una familia de escasos recursos que migró desde el campo. 

Comentarios