Escucha esta nota aquí

La población trinitaria que acogió los actos oficiales del 6 de Agosto pudo presenciar más de cerca el desfile cívico militar, dado que los actos oficiales que arrancaron a primera hora de la mañana tuvieron accesos restringidos por dispositivos de seguridad.

La jornada se desarrolló sin sobresaltos, los únicos momentos en que se exaltaron un poco los ánimos fueron durante el paso de los opositores que gritaron “Bolivia dijo No”.

La parlamentaria opositora Rose Marie Sandoval, fue la que puso el grito del Bolivia dijo No dentro de los festejos patrios, al pasar por el palco oficial. Otro grupo de personas también expresó a gritos “Democracia sí, dictadura No”.

Los transportistas, gremiales, funcionarios públicos y diferentes instituciones cívicas y militares fueron parte del desfile y la gente pudo ver a las autoridades de cerca, porque el presidente Evo Morales abrió el desfile que se prolongó por más de tres horas en la plaza principal de Trinidad, José Ballivián.

Los actos

El centro de la capital beniana concentró los primeros actos oficiales desde muy temprano. La ofrenda floral arrancó a las 7:00, y media hora después se hizo un alto para recibir al presidente Evo Morales y al vicepresidente Álvaro García Linera, que se sumaron al programa establecido. Con la colocación de ofrendas florales en la plaza principal de Trinidad, José Ballivián, se iniciaron los actos centrales.

El jefe de Estado colocó una ofrenda floral acompañado del vicepresidente Álvaro García Linera y del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

Participaron todos los ministros de Estado, los presidentes de las cámaras de Senadores y de Diputados, autoridades nacionales y locales, y miembros del cuerpo diplomático acreditado en Bolivia. Autoridades departamentales, municipales y de los pueblos indígenas depositaron sus ofrendas florales a los pies del monumento al Mariscal José Ballivián.

El Primer Mandatario cumplió con la iza de las banderas e inmediatamente después e realizó la celebración interreligiosa, pero la seguridad estaba atrincherada en los accesos, por lo que era imposible cruzar. El público se conformó con seguir todo desde las pantallas y la transmisión del canal estatal. Lo mismo sucedió en el Centro de Convenciones debido al resguardo militar.

 

Tags

Comentarios