Escucha esta nota aquí

Será difícil introducir la cadena perpetua como sanción máxima en el sistema penal boliviano. Esta pena, que fue aprobada en la cumbre judicial, no está en la Constitución, que tendría que ser modificada, y tratados internacionales; sin embargo, el Gobierno, mediante una comisión, indagará vías para lograr esta determinación.

La ministra de Justicia, Virginia Velasco, informó ayer que todas las determinaciones que se emitieron en la cumbre, incluida la cadena perpetua, serán analizadas “jurídicamente” para ver si se aplican o no.
“Se creará una comisión que analizará jurídicamente las propuestas de las mesas de trabajo de la cumbre de justicia. Se trabajará con constitucionalistas”, detalló Velasco en entrevista con medios estatales.
La cumbre de justicia, que terminó el sábado en Sucre, determinó incluir la cadena perpetua como pena máxima para violadores de niñas y niños que mueran producto del abuso. El cónclave también determinó la sumatoria de penas.

La cadena perpetua
Introducir la cadena perpetua en el sistema judicial implica modificar la Constitución, debido a que la Carta Magna establece 30 años de cárcel sin derecho a indulto como pena máxima. Además, Bolivia está adscrita a tratados internacionales que están en contra de la esta medida.
La directora de la carrera de Derecho de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca, Fátima Tardio, consideró que es “casi imposible” implementar la cadena perpetua en el sistema penal boliviano.

Otra visión disidente es la del defensor del pueblo, David Tezanos Pinto, quien señaló que además de ir contra convenios internacionales se estaría vulnerando derechos humanos al aplicar la cadena perpetua.
Al respecto, el viceministro de Justicia, Diego Jiménez, afirmó que es necesario modificar la Constitución en caso de implementar la cadena perpetua; sin embargo, explicó que este aspecto será estudiado en comisiones especiales para verificar si existen vulneraciones.

En la homilía de ayer, el arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, criticó la decisión en la cumbre de justicia de imponer la cadena perpetua para los crímenes graves, porque con ello se demuestra la desconfianza en la capacidad del que cometió el delito de reconocer sus errores y enderezar su vida. Además que va en contra de la Carta Magna.

Tema sensible
Tardío consideró que se logró que no se abra el texto constitucional para modificar la metodología de elección por sufragio universal a magistrados, empero, aseguró que se estaría utilizando un “tema sensible” para modificar la Carta Magna.
“Nos preocuparía que si bien en la elección de altas autoridades se ha conseguido la no apertura de la Constitución, ahora utilicen la sensibilidad social para abrirla por otros medios”, dijo Tardío.

El presidente del Colegio Nacional de Abogados, César Cabrera, puntualizo que la cadena perpetua no se debatió en las precumbres y esta medida fue “impuesta” por el vicepresidente Álvaro García, quien sugirió esta sanción en la inauguración de la cumbre.

El dirigente campesino Rodolfo Machaca no ve conveniente abrir la Constitución para modificar el voto popular o amplificar sanciones.
El vicepresidente García Linera se refirió al tema de la cumbre de justicia indicando que la idea es restituir la majestad de la justicia y lograr que sea rápida, gratuita y transparente