Escucha esta nota aquí

No estaba en sus planes -dice-, pero al final se decidió. La presidenta Jeanine Áñez oficializó ayer su postulación a la Presidencia por la alianza Juntos, que reúne a las organizaciones de Rubén Costas, Luis Revilla, Óscar Montes y Adrián Oliva.

Era un secreto a voces, pero marcó la noche de anotación de alianzas. Hasta el TSE también llegaron Comunidad Ciudadana a reconstruir sus pactos echados por tierra por Áñez; Libre 21, que pone al MNR detrás de Tuto Quiroga; Pueblo Unido, que es del PDC aún sin candidato claro, y Creemos, de la dupla Camacho-Pumari, que disputarán el mismo nicho electoral que Áñez.

El anuncio

La fiesta estuvo a cargo de Soberanía y Libertad (Sol.bo), agrupación de Revilla. Esa militancia se instaló en uno de los salones de un céntrico hotel de La Paz para recibir a los políticos de la alianza, que ingresaron en bloque. El alcalde de La Paz estuvo acompañado de su correligionario Edwin Herrera. En la misma fila estaban Adrián Oliva, gobernador de Tarija, el exdiputado Wilman Cardozo, los ministros Arturo Murillo, Yerko Núñez y Víctor Hugo Zamora y el dirigente de los demócratas Ernesto Suárez. Todos esperaban que llegue Jeanine Áñez, que se demoró por más de 45 minutos.

La mandataria llegó al salón y saludó a sus aliados. Se fue al centro y en el atril empezó su discurso. Habló de la alianza y sus componentes. De lo importante que es conformar el pacto político e intentó justificar la agrupación ante la inminente dispersión del voto, pese a que no incluye a ningún presidenciable de la vieja oposición. Paró su disertación, respiró y anunció su candidatura.

“Quiero anunciar a las familias bolivianas que he tomado la decisión de presentarme como candidata a las elecciones nacionales (…) Y créanme que no estaba en mis planes participar en estas elecciones. En las últimas semanas hemos procurado construir consensos mínimos con las principales fuerzas políticas, con los diferentes actores políticos, apelando a la grandeza de todos ellos como parte de este proceso”, remató Áñez.

Acabó su discurso y se abrazó con todos sus aliados. No habló más y se fue con su escolta. Revilla, a quien se apunta como su acompañante de fórmula, decía que solo falta “paciencia” para saber si será el candidato a la Vicepresidencia por Juntos.

Juntos reúne al Movimiento Demócrata Social (MDS), Soberanía y Libertad (Sol.bo), Todos y Unir. Sol.bo. Todos abandonaron la alianza Comunidad Ciudadana (CC), que postula a Carlos Mesa.

La decisión de Áñez movió el tablero electoral, pero logró más críticas que elogios. Uno de los más duros fue el expresidente Jaime Paz Zamora, quien llamó la atención a la mandataria por anunciar su candidatura. “¡Quién nos va a creer que no fue golpe de estado! Ha dañado sin retorno la credibilidad y el sentir de gran parte de l@s Bolivian@s. Es a usted a quien le tocó la sucesión constitucional, no a su partido y es usted la que deberá responder a la nación”, escribió en su cuenta de Twitter.

Duras críticas

Le siguió Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional (UN). El empresario lamentó la decisión de Áñez y dijo que el problema se instalará ante la comunidad internacional. “Si Jeanine Áñez se declara candidata, nos tumba el argumento moral contra la idea del golpe de Estado en el extranjero. Dirán que lo que se buscaba era la toma del poder”, sentenció.

El diputado Gonzalo Barrientos, dirigente de los Demócratas, minimizó las críticas y alabó la posición que asumió la mandataria. Para el legislador, Áñez no faltó a su palabra y solo cumple con el país. “Igual dijeron Camacho, Pumari y Mesa que no serían candidatos. Ahora la situación es diferente y la presidenta está en todo su derecho de ser candidata”, justificó el asambleísta.

Al respecto, la presidenta del Senado, Eva Copa, de filas del Movimiento Al Socialismo (MAS), consideró que la postulación de Áñez no preocupa en su partido y que más debería inquietar a los partidos contrarios al MAS. “Camacho debería preocuparse si Jeanine se postula”, dijo la senadora en el foro denominado Bolivia 2020, organizado por la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz de la Sierra (Utepsa).

Camacho se limitó a señalar que todos tienen el derecho a postular a un cargo electivo, pero en el caso de Áñez dijo que debe enfrentar las “consecuencias” de su decisión. Alguna de ellas, puede estar en una inminente crisis de gabinete. Hay varios partidarios de Camacho como colaboradores de Áñez.

El diputado Luis Felipe Dorado anunció que se llevará a consulta al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) la postulación de Áñez. “Ella es presidenta interina y no electa, por eso no puede ser candidata y presidenta a la vez. Entonces debe renunciar”, dijo.

Juntos trabajó hasta ayer por la tarde para intentar consolidar el binomio Áñez-Revilla, pero todavía faltan detalles para que el alcalde paceño se sume al binomio.

Evo Morales, desde Argentina y a través de Twitter, destacó que el MAS irá solo y que solo hace alianzas con el pueblo.