Escucha esta nota aquí

Cesare Battisti, acusado por terrorismo y asesinato en su país, fue sentenciado a cadena perpetua por el Tribunal de Cuentas de Apelación de Milán, Italia. El exmiembro de los Proletarios Armados por el Comunismo (PAC) actualmente está recluido en la prisión de la isla de Cerdeña, donde fue llevado tras su captura en Santa Cruz en enero de este año. 

Pese a la sanción, se conoce que tendrá derecho a beneficios como solicitar permisos para salir de la prisión una vez cumpla cuatro años tras las rejas, según reporta el diario italiano Corriere. 

En su juventud, Battisti se involucró en diversos episodios de delincuencia y fue detenido por asalto. En 1977, cuando estaba preso en una cárcel, conoció a Arrigo Cavatina, uno de los ideólogos del grupo Proletarios Armados por el Comunismo (PAC). Era una época de extremismos en Italia, tanto a la izquierda como a la derecha.

La violencia perpetrada por grupos militantes y por la represión del Estado provocó que ese periodo pasase a la historia como los “años de plomo” en el país europeo. El PAC, por ejemplo, promovía robos calificándolos como una forma de “expropiación proletaria”.