Escucha esta nota aquí

Los participantes del Cabildo realizado ayer en La Paz, entre políticos y organizaciones sociales, convocaron a que el Gobierno entienda el mensaje que dio la población, que rechaza el binomio Evo-Álvaro y se someta al pedido de respetar el referéndum del 21 de febrero de 2016.

“Creo que esta es una señal contundente desde la ciudadanía, de que Evo Morales es un candidato ilegítimo y eso significa una condena de una mayoría ciudadana, por no respetar el 21-F”, sostuvo Óscar Ortiz, candidato a la presidencia por Bolivia Dijo No (BDN), luego de haber participado del Cabildo.

El candidato por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, también estuvo presente en el acto programado en la plaza de San Francisco, muy cerca del podio, rodeado de sus seguidores políticos que, por momentos, coreaban su nombre.

“El Gobierno creía que este Cabildo era una broma, pero se demostró que representa un compromiso de todos los bolivianos que tienen una convicción democrática insobornable. Se trata de una voluntad popular que se ha expresado en Santa Cruz, La Paz y Cochabamba. Si el Gobierno no se da cuenta de que está yendo a una situación imposible, no entiende abosutamente nada de lo que significa la defensa de la democracia”, declaró Mesa.

En su cuenta twitter, el líder de la fórmula política Unidad Nacional (UN) que apoya a CC, Samuel Doria Medina, escribió que el Cabildo era el anhelo de quienes hoy “nos reunimos para decir basta, que los autoritarios la vean porque somos los que queremos un futuro para Bolivia”.

Unidad y cárcel

Por su parte, el presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho fue uno de los oradores del Cabildo paceño. Ante la multitudinaria respuesta ciudadana, y haciendo frente a la fría noche paceña, Camacho abogó por la unidad de los bolivianos para hacer respetar las normas.

“Nos hemos cansado de pedir y exigir. Bolivia quiere decidir y queremos hacer cumplir. Por eso, pido, a nombre del pueblo cruceño, que hagamos un compromiso de que esta unidad va a continuar, porque después de nuestra victora, esa unidad nos va a ayudar a crear un país de igualdad, equilibrio, solidaridad y paz social”, dijo.

Instó a una autodeterminación en unidad y soberanía.

“Más adelante, el rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, enfatizó que quienes están fuera de la democracia, “no solo deben irse a su casa, sino a la cárcel”. Una de las resoluciones del Cabildo fue precisamente, desconocer al binomio del MAS e iniciarles un juicio de responsabilidades.

Se estimó que la respuesta ciudadana al Cabildo fue de más de medio millón de personas. Una buena parte de los asistentes fueron jóvenes que portaban carteles en repudio a los incendios de la Chiquitania. Además, fueron homenajeados por la población y recordaron los incendios de esa zona de Santa Cruz.

Fue notoria la participación de María Galindo, de Mujeres Creando, que provocó a un grupo de personas, cuando recordó que el voto “no es un cheque en blanco” y reprochó que todos los candidatos sean de derecha (incluso el MAS). El Gobierno no se pronunció públicamente sobre el Cabildo y los medios estatales no transmitieron las masivas concentraciones realizadas en La Paz y Cochabamba.