Escucha esta nota aquí

Los comerciantes de ropa usada se movilizaron en al menos cuatro departamentos, exigiendo frenar los decomisos. Rechazaron el acuerdo que hace una semana firmó el Gobierno con dirigentes de este sector, a quienes acusan de negociar candidaturas a diputados. Se plantean mantenerse en protesta permanente a partir del lunes.

La agencia Fides señala que los comerciantes de prendas usadas en La Paz iniciaron una marcha que partió desde la localidad de Apacheta hasta esa ciudad.

La marcha en La Paz partió desde la localidad de Apacheta. Foto: redes sociales

El vicepresidente de la Comisión Nacional de Prendería a Medio Uso, Giovanny Illanes, solicitó una audiencia con el presidente Evo Morales para solicitarle que se frene la confiscación y se autorice su comercialización.

En Santa Cruz, los comercializadores realizaron una marcha que llegó hasta el Consejo Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid) donde se suele reunirse el ministro de Gobierno, Carlos Romero, con sectores sociales cuando está en Santa Cruz.

El dirigente Braulio Calizaya señala que hace algunos días dos dirigentes firmaron un documento con el Gobierno; sin embargo, el mismo fue rechazado por los comercializadores quienes aseguran que fue a costa de favores políticos.

“Rechazamos el ‘acta de entendimiento’ firmado por Germán Choque y Elizabeth Verástegui, malos dirigentes que negociaron para para que sean incluidos como candidatos a diputados en el MAS”, expresó Calizaya. 

Este es el acta que desconocen los comerciantes de ropa usada. Foto: redes sociales

En Oruro, los manifestantes bloquearon los accesos a La Paz, Cochabamba y hacia el sur del país en demanda de que sigan comercializando la mercadería.

En Sucre, realizaron una marcha de protesta y bloquearon los ingresos a la plaza 25 de Mayo. Según Fides, los afiliados cometieron excesos, pues algunos comercios que venden estos productos fueron saqueados para obligarlos de que se sumen a las medidas de presión.

La dirigencia de Sucre afirmó que en esa ciudad existen unos 350 afiliados al sector y que si el Gobierno ofrece una fuente de trabajo para sus afiliados dejarán la venta de dichas prendas.

Calizaya adelantó que su sector está analizando medidas de protesta y no se descarta que desde el lunes se mantengan movilizados de manera permanente, hasta que sus demandas sean atendidas por el Gobierno.

También te puede interesar:

Comentarios