Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero y el titular de Justicia de Brasil, Omar Serraglio, sostuvieron una reunión esta jornada en la ciudad de Brasilia. Coordinaron acciones para luchar contra el crimen organizado en poblaciones cercanas a la frontera común. 

"Es una reunión que hemos gestionado a través de nuestro embajador ante la ola de criminalidad que se ha presentado en Bolivia y que involucra a súbditos brasileños ligados al Comando Vermelho y al Primer Comando de la Capital, los dos grupos que se disputan el control monopólico del negocio ilícito de las drogas", explicó la autoridad nacional.

Los detalles del encuentro, en el que también estuvieron presentes integrantes de la Policía Federal y la Policía nacional, estuvieron relacionados con la presentación de un estado de situación en frontera, a propósito de puntos críticos y la criminalidad

"Son organizaciones criminales que han desarrollado varios delitos que tienen colaboración de súbditos bolivianos y de otras nacionalidades, son emisarios", agregó el titular boliviano.

Romero explicó que los grupos criminales están ligados a narcotráfico, tráfico de armas, robo agravado, falsificación de identidades, secuestro y la extorsión. En el país los criminales brasileños operan con enlaces, por lo que las autoridades descartan por completo la existencia de cárteles.

Entre algunos puntos acordados está la idea de un laboratorio para identificar capitales ilícitos, el apoyo para implementar el sistema de interceptación de comunicaciones y la instalación de al menos dos puntos fronterizos en Beni y Pando.

Comentarios