Escucha esta nota aquí

El senador Arturo Murillo (UD) y la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño se acusaron este jueves de tener familiares en cargos del aparato estatal.

El primero en denunciar fue Murillo, mostró la papeleta de pago de Fabián Alejandro Restivo, esposo de la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, quien cumple funciones en el Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem) con un sueldo de 9.200 bolivianos.

El legislador afirmó que se trata de un caso de "abuso de poder ¿Cómo es posible que el esposo de la presidenta de Diputados, la cuarta persona de este país ocupe un puesto en una entidad pública?", cuestionó.

Cree que el oficialismo incurre en "pasanakus" con los cargos del Estado, una práctica que dice se está volviendo muy común entre ministros, viceministros que tienen a varios de sus familiares en cargos públicos, sin que se sepa la modalidad de contratación.

Montaño respondió a las denuncias la tarde de este jueves, aseguró que no existe "ni nepotismo ni inmoralidad", porque aseguró que su esposo trabaja en comunicación desde hace 35 años y que por su experiencia el Sedem lo contrató.

Dijo que el "inmoral" es el senador Murillo por hacer "falsas acusaciones de nepotismo, calumnias e injurias" con su vida personal. En respuesta afirmó que con su acusación también se "autoinculpa" porque el legislador tiene a su hermana trabajando en la Alcaldía controlada por José María Leyes de su partido Unidad Demócrata.

Para demostrar mostró el extracto de la página de la Contraloría General del Estado donde aparece el nombre de Magda Mireya Murillo Prijic que sería la hermana de Murillo, como funcionaria de la Alcaldía del Gobierno Municipal de Cochabamba. 

 "Si fuera como el señor Murillo podría acusar falsamente pero no lo voy a hacer porque no soy de ese tipo, soy una persona decente", afirmó Montaño.

Comentarios