Escucha esta nota aquí

La creación, con urgencia, de una entidad que monitorea los lugares de detención completamente independiente, efectivo y de acuerdo con las obligaciones internacionales, esa es una de las recomendaciones realizadas por el  órgano de las Naciones Unidas para la prevención de la tortura.

Una delegación de esa instancia estuvo nueve días en el país y visitó 23 lugares de privación de la libertad a lo largo del país. Fueron cuatro integrantes del Subcomité para la Prevención de la Tortura (SPT),  Emilio Ginés Santidrián, María Dolores Gómez, Marija Definis-Gojanovic y Victor Zaharia.

Los representantes estuvieron en estaciones de policía, centros penitenciarios, centros para adolescentes en conflicto con la ley, celdas judiciales, como así también un hospital psiquiátrico.

Además, llevaron a cabo entrevistas privadas e individuales con funcionarios del sistema penitenciario y de la policía, personal médico y personas privadas de la libertad. 

El Subcomité se reunió y condujo visitas conjuntas con el Servicio para la Prevención de la Tortura (SEPRET), ente designado por Bolivia para realizar el monitoreo de los lugares de detención en el país.

"Aunque reconocemos el trabajo del SEPRET, estamos preocupados porque su independencia se encuentra comprometida debido a su subordinación (establecida por ley) bajo al Ministerio de Justicia", manifestó Ginés, quien encabezó la delegación. 

La detención preventiva en el país aún representa el 70% de la población carcelaria y tiene un impacto directo en el hacinamiento. Esa instancia presentará un informe confidencial al Gobierno, incluyendo sus observaciones y recomendaciones en relación a la prevención de la tortura y los malos tratos de personas privadas de la libertad.

Comentarios