Escucha esta nota aquí

Para parlamentarios de oposición, la lucha contra la violencia hacia la mujer, por parte del Gobierno, debe comenzar ‘en casa’ con la expulsión de autoridades que tengan denuncias de agresión. Ayer, el presidente Evo Morales anunció la creación de un gabinete especial, conformado por siete ministerios, bajo su responsabilidad, y un Servicio Plurinacional de la Mujer, tras conocer la alarmante cifra de feminicidios en el país.

Para el asambleísta departamental de Demócratas, José Luis Santistevan, si las declaraciones del presidente ‘son sinceras’ y no electoralistas, tiene que expulsar a autoridades del MAS con denuncias, “y no encubrirlos”. La diputada Eliana Capobianco apuntó el caso del diputado Henrry Cabrera (MAS), cuya expareja desistió de la denuncia y la Fiscalía lo dio por cerrado. Indicó que lo denunciaron ante la Comisión de Ética.

EL DEBER intentó comunicarse con el diputado aludido; sin embargo, desde su oficina adelantaron que aún no “está habilitado” para declarar ante los medios.

El diputado del MAS, y miembro de la Comisión de Ética, Édgar Montaño, se abstuvo de opinar del caso Cabrera, porque la denuncia en la comisión está en curso.

La líder de Mujeres Creando, María Galindo, calificó de ‘electoralistas’ los anuncios de Morales, mientras que Rosario Ricaldi, de la Coordinadora de la Mujer, dijo que deben venir con presupuesto.

Activistas marcharon ayer en La Paz, Cochabamba y Sucre; el vicepresidente Álvaro García Linera dijo que esta lucha es tarea del Gobierno, y también de la familia

Comentarios