Escucha esta nota aquí

La demanda de Chile contra Bolivia ante La Haya por las aguas del Silala no representa ninguna amenaza, según el Procurador General del Estado, Héctor Arce, que calificó de "liviana" la argumentación que el vecino país realiza ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

"La posición digna, soberana de parte del Estado boliviano, de nuestro Presidente, ha desembocado en una situación que era previsible, que nos les ayuda en absolutamente nada y que a nosotros no nos cuarta el derecho a demandar", señaló la autoridad a ATB.

Conoce más: Alcalde chileno ve "farsa" en defensa sobre el Silala

Manifestó que la medida jurídica adoptada por el vecino país es una manifestación del estado de desesperación política en el que se encuentra el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, quien afronta una crisis política interna.

Arce detalló que los elementos expuestos por la Cancillería de Chile denota una falta de contenido jurídico, apoyos solventes y diversas contradicciones, razón por la que defendió la posición nacional en la contrademanda.

Lea también: La Haya es la que fija plazos en la demanda por Silala

"Para ventaja de los bolivianos, como lo decía esta mañana nuestro Presidente, esa situación ha quedado totalmente dilucidada, Chile ha entrado a jugar a la cancha de la Corte Internacional de Justicia y ha ratificado la vigencia plena, para ellos, del Pacto de Bogotá”, agregó.

Los datos del Procurador indican que, a diferencia de Chile, se conforman equipos nacionales e internacionales de alto nivel, los cuales se basan en dos pilares fundamentales: “Nos basamos en el pilar técnico científico y el pilar jurídico, basado en el derecho internacional, en el que Bolivia ya se mueve con mucha solvencia”, concluyó.