Escucha esta nota aquí

El jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, propone la existencia de una norma que prohíba a familiares de políticos trabajar en el ámbito público. La sugerencia surge ante las últimas denuncias que vinculan a autoridades del Movimiento Al Socialismo (MAS).

"Bolivia necesita una ley contundente prohibiendo que familiares de políticos trabajen en el Estado. La haremos" (sic), escribió el opositor en su cuenta oficial en Twitter.

Según publicó ayer 'Séptimo Día', contratos de consultoría y, en algunos casos, ítemes de designación es lo que tienen los familiares de varias autoridades, que lograron cupos laborales en la administración del Estado.

La diputada Valeria Silva (MAS), confirmó que sus familiares laboran en el Estado y defendió su contratación. Su papá es Óscar Silva, fue viceministro de Comunicación y hoy realiza consultorías para el Gobierno. Su hermana, Lucía Silva, trabaja en el estatal Banco Unión; su otra hermana, Gabriela Silva, trabaja en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Otras denuncias involucraron a los ministros René Martínez, Eugenio Rojas y Héctor Arce. En su momento el presidente Evo Morales aseguró que "no es delito ni pecado" que algunas autoridades tengan a sus familiares trabajando en instancias del Gobierno.

Comentarios