Escucha esta nota aquí

No se sintió como fin de semana, sino como la continuación de las jornadas de paro en contra de los resultados, supuestamente frau­dulentos, de la elección presi­dencial.

 El sábado y domingo, las protestas no aflojaron; a primeras horas de la mañana se vio cierta tolerancia para que la gente pue­da abastecerse de alimentos, pero ya desde media mañana se iban retomando los controles y antes de mediodía los manifestantes ya se hacían sentir en las calles.

Por otro lado, en Montero, la jornada dominical empezó con enfrentamientos entre bandos afines y contrarios al Gobierno, lo que derivó en al menos cuatro heridos y 14 personas aprehendi­das por la Policía.

Cinco protestas domingueras

Ayer, para darle ‘nuevos aires’ a la protesta, hubo convocatorias a cinco concentraciones en dis­tintos puntos de la ciudad; la más numerosa fue la ‘cadena humana’ que se tomó de las manos cerran­do el circuito de poco más de 11 kilómetros que tiene el segundo anillo de la ciudad.

A esto se sumó, al finalizar la tarde, la marcha de mujeres ba­jo el lema ‘Ahora nos toca a no­sotras’ que partió en caravana desde el cuarto anillo de la zona norte hasta El Cristo.

Desde ese punto también salió una carava­na de ciclistas que se sumó a las manifestaciones.

Por otro lado, en la ciudadela Villa Primero de Mayo se convocó un cabildo en la plaza principal de este distrito, mientras que el Plan Tres Mil concentró dos activida­des: en la zona conocida como ‘la curva’ se reunieron los que están a favor del 21-F, mientras que en el nuevo mercado de la zona, los comerciantes exigieron que se de­clare un cuarto intermedio, indi­có el dirigente Enrique Gonzalo. Un punto aparte en la protesta son las medidas que se proyec­tan desde la Universidad Au­tónoma Gabriel René Moreno (Uagrm).

La Federación Uni­versitaria de Profesores exige al rector Saúl Rosas que convoque al Ilustre Consejo Universitario (ICU) para fijar una posición ins­titucional sobre la protesta.

El secretario de conflictos, Fer­nando Saucedo, indicó que tam­bién se analiza que un grupo viaje a La Paz, para apoyar las marchas por “los derechos fundamentales, la defensa del voto ciudadano y contra el fraude”.

Al respecto, el dirigente universitario Cristian Luque indicó que ya se organiza la logística para que la represen­tación estudiantil viaje. Mientras, tanto, se mantiene el piquete de huelga en el paraninfo universitario, aún sin bajas.

Violencia en Montero

La doble vía hacia Guabirá se convirtió en punto de origen de violencia la madrugada de ayer cuando afines al partido de Go­bierno llegaron a enfrentarse con quienes apoyan el paro cívico.

El saldo, cuatro heridos, una moto­cicleta quemada y 14 detenidos.

Según los afectados, a las 2:00, partidarios del MAS del barrio Cofadena Guadalupe II llegaron a agredirlos cuando hacían vigilia. 

El enfrentamiento duró más de una hora y media, hasta que llegó la Policía e hizo uso de gases lacri­mógenos para dispersar a la gente.

Luego, un supuesto grupo de los manifestantes en represalia por el ataque se dirigió a la Alcaldía y causó destrozos en la infraestruc­tura con piedras. Rockely Romero, comandante de la Policía del Norte Integrado, informó de que se aprehendió a 14 personas.

Entre los detenidos había siete menores de edad, cu­yos abogados denunciaron que se vulneraron sus derechos al ence­rrarlos en la misma celda que los mayores, y que debían hacer sus necesidades en una botella. 

La tarde de ayer se instaló una vigilia pidiendo la liberación.

El fiscal Alberto Lafuente se­ñaló que se los imputaría por los delitos de daño calificado, des­trucción de bienes del Estado y asociación delictuosa.