Escucha esta nota aquí

Una carta enviada por el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada al medio estadounidense The Financial Times, en la que ataca a los dos candidatos, Evo Morales y Carlos Mesa, causó revuelo en el ámbito político boliviano. El MAS, a través del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, se refirió a Goni como el mayor “criminal” del periodo democrático, lo conminó a dejar de escudarse “bajo las faldas del imperio” y le exigió que regrese para enfrentar su juicio por casi 70 muertos en 2003, mientras que el candidato opositor señaló que la misiva confirma la alianza que tiene con el postulante a la reelección con el oficialismo para evitar que llegue a la Presidencia.

Goni escribió: “Durante mi primer Gobierno convencimos al Congreso de cambiar la Constitución a un límite presidencial de dos periodos con una reelección no consecutiva. Evo Morales cambió ilegalmente la Constitución y luego perdió un referéndum donde la mayoría de los bolivianos votaron en contra de su reelección. Luego hizo que un Tribunal Constitucional sumiso declarara su propia Constitución inconstitucional”.

Sobre Mesa comentó que “aprovechó los conflictos sociales provocados por el señor Morales y sus aliados para forzar mi renuncia. Se convirtió en presidente, pero aquellos que intentan montar al tigre terminan en su estómago: pronto Morales lo obligó a renunciar a la Presidencia”.

La reacción del oficialismo tuvo el sello del ministro Quintana, quien primero manifestó que se apartaría de las consideraciones electorales para comentar que Sánchez de Lozada es “quien tiene que responder por haber presidido el Gobierno más criminal de todo el periodo democrático. Tiene una deuda de casi 70 muertos con el pueblo alteño, que justamente recuerda hasta el 15 de octubre más de 50 fallecidos”. Sentenció que Sánchez de Lozada debe comparecer ante la justicia boliviana y “no esconderse cobardemente bajo las faldas del imperio norteamericano”.

Y ahí, pese a su anuncio inicial, volvió la artillería contra Mesa. “Sánchez de Lozada le debe al país como también le debe el señor Carlos Mesa en su condición de vicepresidente. No es que él fue vicepresidente de un gobierno extranjero, fue vicepresidente del mayor criminal del periodo democrático. Hay una responsabilidad moral en Mesa como penal en Sánchez de Lozada”.

El candidato de CC, por su parte, respondió que “esto es parte de la ofensiva extraordinaria en la que se alían el masismo y el gonismo para tratar de evitar mi triunfo, obviamente, se trata de una conspiración desesperada, un Gobierno que es capaz de aliarse con el gonismo para ir a la guerra sucia”, dijo a radio Compañera.