Escucha esta nota aquí

El expresidente y agente de la causa marítima en La Haya, Eduardo Rodríguez Veltzé, también será el representante de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya en la demanda que Chile presentó por las aguas del Silala, de acuerdo a lo que informó el presidente Evo Morales.

Reveló además que en algún momento se pensó en abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA), debido a que se considera el organismo una "colonia de Estados Unidos". Entre hoy o mañana la delegación nacional denunciará los "atropellos" chilenos en la sesión de esa instancia.

"Yo siento que en algunas autoridades chilenas hay una doble moral, primero se rechazan a La Haya y ahora acogen a La Haya, según su conveniencia, eso se llama doble moral", aseveró sobre el comportamiento del vecino país respecto a la jurisdicción de la Corte.

Explicó también que "será que estos temas nos ayudan bastante porque estamos con el pueblo. Héctor Arce sabe muy bien que tiempo estaba decidido esto (la acción por el Silala), pero algunos dijeron que vamos a parecer quejumbrosos, pero era necesario y se ha tomado decisiones", en referencia al anuncio de la demanda por las aguas que se realizó el 23 de marzo pasado.

Morales calificó como un "panfleto" la demanda chilena que busca que la Corte defina si el Silala es un manantial o un río. "Vamos a hacer respetar nuestros derechos. Casi todo el mundo está con Bolivia", resaltó la autoridad.

"Siento que algunos políticos chilenos piensan que Chile es Israel Latinoamericano, esos tiempos de invasión y amedrentamiento han terminado", sentenció en referencia a las reacciones de autoridades frente a la posición de defensa de la soberanía nacional.


Reiteró que "queremos ser buenos vecinos y en esta demanda no queremos ni ganadores ni perdedores, somos hermanos" y explicó que tanto Bolivia como Chile se necesitan. Informó que se analizan otras acciones por el río Lauca, desviado hace medio siglo por el vecino país y anticipó medidas por otros afluentes.


El presidente consideró que algunas autoridades chilenas no están pensando en el pueblo chileno, sino solo en ellos y cuestionó "¿por qué no construir una vecindad?, repetándonos, si vamos a ser vecinos de por vida".