Escucha esta nota aquí

La presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra, indicó ayer que el caso del magistrado Orlando Ceballos, denunciado por su esposa de violencia intrafamiliar, daña la imagen del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) e insiste en que dé un paso al costado y renuncie a su cargo.

“Con el absoluto respeto que siento por el ejercicio profesional que hubiera tenido el magistrado Ceballos, creo que esto daña la imagen del Tribunal Constitucional”, afirmó Salvatierra.

Un día antes, Salvatierra señaló que no es la primera denuncia de violencia intrafamiliar presentada por la esposa de Ceballos y que hay otras dos o tres denuncias por las que se determinaron varios días de impedimento.

“Una persona así no puede estar al frente de un órgano que vela por los derechos”, dijo la legisladora. El jueves, el presidente del TCP, Petronilo Flores, dijo que se decidió postergar para el próximo martes la sala plena para el tratamiento de la licencia y posible convocatoria al suplente de Ceballos. La entidad espera el informe solicitado a la fiscalía general del Estado sobre la situación

Comentarios