Escucha esta nota aquí

Chile se muestra drástico y cierra sus puertas a funcionarios bolivianos. El presidente del Senado, José Alberto Gonzales, es la tercera autoridad del país a la que los chilenos niegan la visa de ingreso a su territorio. El legislador se suma al ministro de Defensa, Reymi Ferreira, y al inspector general del Ejército, general Williams Kalimán.

Gonzales restó importancia a la obstaculización diplomática y se mostró indignado por la situación que atraviesan los nueve funcionarios detenidos en el penal de Alto Hospicio, a los que tenía previsto visitar.   
Santiago sentó un antecedente. El 28 de marzo negó al ministro Ferreira el ingreso a su país justificando que la autoridad boliviana supuestamente incitó a no consumir productos chilenos y cuestionar a la presidenta Michelle Bachelet. Un segundo caso fue con el general Kalimán, que iba a visitar a los dos militares detenidos. 

Ahora, y sin saber el porqué, Gonzales tiene denegada la entrada a Chile. Al presidente del Senado se le informó vía telefónica y hoy se enviará un memorial sobre la decisión asumida. En espera está la presidenta de Diputados, Gabriela Montaño, que también solicitó la visa de ingreso y hasta ayer por la noche no conocía la respuesta, a pesar de que hoy tiene planificado el viaje a Iquique. 

“No es tan grave que el presidente del Senado presente su solicitud al consulado de Chile en La Paz y no le otorguen la visa, frente al hecho de que a la madre de uno de los detenidos, una mujer de pollera, le hayan obligado a ponerse un buzo y una chamarra para poder ingresar a la cárcel y darle un abrazo y un beso a su hijo injustamente detenido”, comparó Gonzales en rueda de prensa. 

Mientras, el ministro Ferreira calificó como un ‘atropello’ la decisión de la Cancillería chilena y reveló que esa misma postura se asumió con un jefe militar que tenía planeado viajar a la ciudad de Iquique. 
“Se desconoce el carácter oficial de la visita que tenía el presidente del Senado, que iba como parte de una delegación a cumplir derechos constitucionales y verificar la situación de los nueve funcionarios detenidos”, reprochó Ferreira.  
 El 25 de mayo se desarrollará una audiencia en la que se define si los nueve funcionarios siguen o no con detención preventiva en Alto Hospicio.

Bloquean a un militar

El ministro acotó que el general Kalimán iba a Iquique a cumplir labores como inspector del Ejército y detalló que los dos militares detenidos son funcionarios que dependen de la Inspectoría del Ejército. 
“Una de las funciones que tiene la Inspectoría es velar, preservar por el estado físico y mental de los miembros de las Fuerzas Armadas. Es una labor que la debe cumplir dentro y fuera del territorio. Al general Kalimán se le negó la visa de ingreso sin ningún tipo de explicación”, destacó Ferreira. 
Ayer, el ministro de Justicia, Héctor Arce, anunció su viaje a Iquique para coordinar labores jurídicas con el equipo legal chileno que asesora a los nueve funcionarios. 

“Yo mismo voy a constituirme este fin de semana en la ciudad de Iquique y vamos a conversar con nuestros compatriotas y vamos a continuar con el apoyo jurídico”, destacó el ministro Arce. Se desconoce si se le otorgó o no la visa. 

En julio del año pasado, el Gobierno de Chile revocó el convenio de exención de visas para diplomáticos con Bolivia. Esta determinación obliga ahora a las autoridades bolivianas solicitar este documento para ingresar a suelo chileno.

La medida surgió a raíz de la visita de una comisión boliviana, liderada por el excanciller David Choquehuanca, a los puertos de Arica y Antofagasta para verificar denuncias de abusos a transportistas bolivianos por parte de autoridades chilenas. En ese viaje, el presidente del Senado tuvo un incidente con un funcionario chileno en Arica, que pidió a parte de la delegación boliviana abandonar el bus. 

La postura en Chile

Para el diputado chileno Jorge Tarud, miembro de la comisión de Relaciones Exteriores, la negación de la visa se justifica debido a que Gonzales ‘increpó’ a una funcionaria portuaria en Arica. 
“Solamente se cumple la normativa. Este señor fue quien vino a Antofagasta e increpó a una trabajadora portuaria”, resaltó Tarud. 

Gonzales recordó que ese incidente se produjo en Arica y que sucedió debido a que un funcionario chileno intentó obligar a los periodistas bolivianos descender del bus para que suban comunicadores chilenos. El motorizado recorrió el puerto de Arica. 

En el consulado de Chile en La Paz no emitieron información sobre la decisión que afecta a Gonzales y se anunció que hoy se conocerá si se concede o no el ingreso a Montaño. 

Precisamente ayer, el candidato a la Presidencia de Chile y exmandatario Sebastián Piñera, dijo: “No soy xenófobo, pero creo que hay que tener sentido común, no tengo por qué aceptar a cualquier persona que quiera venir a Chile”.  

Comentarios