Escucha esta nota aquí

El 28 de noviembre de 2016, cuando el avión de la aerolínea boliviana LaMia partió de Santa Cruz y se estrelló en Medellín (Colombia) matando a 71 personas, la Dirección de Seguridad Operacional (DSO), dependencia de la autoridad de aeronáutica civil, permitió la salida de ese vuelo, según reveló una investigación de la cadena CNN, con una póliza impaga y que tenía una cláusula que excluía la cobertura del seguro para operaciones con ese país de destino.

EL DEBER consultó a un técnico en seguridad aeronáutica y a un abogado experto, y ellos, citando la Ley de Aronáutica Civil y la RAB 135, de la Reglamentación Aeronáutica Boliviana (RAB), explicaron que el procedimiento dice que esa póliza es uno de los 21 documentos que las aeronaves deben llevar a bordo para operar en el país y que la verificación de ese requisito se da en una inspección en rampa a cargo del personal de la Unidad de Operaciones, que es parte de la DSO y que a su vez depende de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), entidad del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Transporte. 

Según una carta del 21 de febrero de este año, de Bisa Seguros, la aseguradora de LaMia, la póliza contratada (N.º 350-2000046) no cubría vuelos con destino a Perú, Afganistán, Siria, Irak, Yemen y varias naciones africanas, además de Colombia, algo que tuvo que ser puesto en conocimiento de la autoridad aeronáutica (la DGAC) al momento de tramitar el certificado de explotador de servicios.
“Los artículos 121 y 123 de la Ley N.º 2902 le dan a la DGAC la tuición, a través de su personal, para ver el tema de seguros, fiscalizarlos y suspender vuelos si no cumplen con los requisitos de seguridad. Esto es competencia de la DSO, según su manual de funciones”, sostiene Omar Durán, abogado experto en legislación aeronáutica boliviana.
Aun así, LaMia consiguió autorización para volar a Colombia ocho veces, señaló CNN, citando los historiales de vuelo. 

El ascenso de Fortún
Julio Fortún Landívar ascendió a director interino de la DGAC, días después del accidente, como reemplazo del destituido César Varela. Fortún prefiere que Milton Claros, ministro de Obras Públicas, sea el que explique el rol de Seguridad Operacional en la salida de LaMia sin seguro. Claros no contestó ayer. Pero, según Durán, “el día del accidente, Fortún era el responsable de Seguridad Operacional”. 
Sin embargo, pese a que evitó dar detalles, Fortún confirmó que tenía “unos días” a cargo de Seguridad Operacional cuando la tragedia del Chapecoense. 

BISA crea un fondo de asistencia humanitaria 
La compañía Bisa Seguros y Reaseguros confirmó ayer que la póliza del seguro de responsabilidad civil de LaMia no tenía cobertura para volar a Colombia y que creó un “fondo de asistencia humanitaria LaMia 2933” para atender a los familiares de las víctimas del accidente aéreo ocurrido el 28 de noviembre, según un comunicado oficial.

Según Bisa , el fondo es administrado a nombre de sus reaseguradores por el estudio de abogados en Londres Clyde y Co. LLP. El accidente causó 71 fallecidos y seis sobrevivientes, en su mayoría jugadores del Chapecoense.
 

Comentarios