Bolivia

MUNDO

Temer dice que fue "ingenuo" en escándalo que puede costarle el mandato

Acusado por la fiscalía de obstrucción a la justicia, corrupción pasiva y organización criminal, muchas voces en Brasil piden su renuncia

AFP AFP 22/5/2017 18:20

Escucha esta nota aquí

El presidente conservador Michel Temer dijo que fue "ingenuo" al recibir en su casa al empresario que lo grabó secretamente en una conversación comprometedora y reiteró que no renunciará, porque eso sería admitir su "culpabilidad" en el escándalo de corrupción que tiene en vilo a Brasil.
 

Acorralado por varios pedidos de 'impeachment' y con su base aliada debilitada, Temer, de 76 años, dio su primera entrevista extensa a un medio brasileño desde que el miércoles pasado estalló la crisis que puede acabar con su mandato.
 

"Fui ingenuo al recibir a una persona en aquel momento", dijo Temer en la entrevista publicada este lunes por el diario Folha de S. Paulo, al ser preguntado sobre su "culpa" en el actual terremoto político, que llega apenas un año después de la destitución de la mandataria de izquierda Dilma Rousseff.
 

El escándalo explotó cuando el periódico O Globo reveló una grabación en la que Joesley Batista, dueño de la mayor empresa cárnica del mundo, JBS, aparentemente recibe la luz verde del presidente para pagar un soborno a un poderoso exdiputado encarcelado. Esa reunión tuvo lugar el pasado 7 de marzo cerca de las 11 de la noche en la residencia del mandatario en Brasilia.
 

Acusado por la fiscalía de obstrucción a la justicia, corrupción pasiva y organización criminal, muchas voces en Brasil piden su renuncia.
 

La de mayor calado es la del colegio de abogados de Brasil (OAB), que esta semana presentará su pedido de 'impeachment' en el Congreso, sumándose a una decena de peticiones de diputados, en un duro golpe para el mandatario, abogado constitucionalista.
 

Entretanto, el presidente trata de mantener a flote las alianzas de su partido de centro-derecha, el PMDB, y busca impedir que aguno de esos pedidos prospere.
 

Hasta ahora, sólo partidos pequeños lo abandonaron, pero el apoyo de su principal socio de gobierno, el PSDB (también de centroderecha), se tambalea.

Comentarios