Escucha esta nota aquí

El vicepresidente, Álvaro García Linera, calificó como "chamboneada jurídica" (error) la demanda que Chile presentó contra Bolivia ante La Haya por las aguas del Silala. Explicó que se trata de otra "agresión" del las autoridades de ese país al pueblo nacional. 

A considerar de la autoridad, el Gobierno de Michelle Bachelet incurre en "contradicciones, desprolijidad" y se muestra "débil" ante el anuncio de recurrir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para que se determine si el afluente es un río o un manantial. 

Conoce más: Alcalde chileno ve "farsa" en defensa sobre el Silala

"La demanda que ha anunciado que va a interponer el Gobierno de Chile contra Bolivia, jurídicamente es una chamboneada, diplomáticamente un despropósito y geográficamente una aberración", dijo la segunda autoridad del país en conferencia de prensa. 

Explicó que los plazos para la demanda y contrademanda serán puestos por el organismo judicial internacional y garantizó que como Gobierno nacional "vamos a actuar con seriedad, como lo hemos demostrado, de manera impecable, como lo estamos haciendo". 

Lea también: Bolivia contrademandará a Chile por aguas de Silala

Además se refirió al agente de Chile, que en ayer afirmó que la contrademanda boliviana es una nueva amenaza. "Decirle al señor (José Miguel) Insulza que Bolivia está cansada de los robos, de los saqueos y de la usurpación de riquezas. Nosotros no somos invasores, somos un país que defiende lo suyo y estamos cansados de que nos vengan a robar nuestros recurso naturales".

Finalmente apuntó que la diplomacia de Chile no tiene un rumbo claro, debido a que "querían desconocer a la Corte Internacional, querían salirse del Pacto de Bogotá y a la vuelta presentan esta demanda y reconocer la vigencia del Pacto de Bogotá y la jurisdicción de la Corte".