Escucha esta nota aquí

El jefe nacional del IDIF, Andrés Flores, dijo que se tomaron muestras de las manos de Facundo Molares Schoenfeld, que está internado en el hospital Japonés, para determinar si él hizo uso de un arma de fuego durante los enfrentamientos ocurridos en la zona del barrio Cofadena y el puente de La Amistad en Montero.

De acuerdo con los peritos, las lesiones que tiene en todo el cuerpo el ciudadano argentino, son compatibles con las lesiones que se soportan debido a la onda expansiva tras el uso de un artefecto explosivo.

El jefe de la Unidad de Terapia Intensiva (IDIF), Gonzalo Lafuente, agregó que el estado de salud del extranjero, que es buscado en otros países por crímenes y terrorismo, ha mejorado notablemente, aunque aún se mantiene bajo cuidados intensivos.

Según el diagnóstico, Molares, ya presenta más estabilidad. Sin embargo, Lafuente manifestó que sigue con diagnóstico reservado y que su caso es complejo.

Aún la Policía sigue tras la pista de más personas implicadas en la custodia y el apoyo logístico que recibió el miembro de las FARC, cuyos padres retornaron hasta Buenos Aires y se espera que retornen al país una vez cuenten con el dinero suficiente para ayudar a su hijo.

Actualmente la seguridad en torno al Molares ha sido reforzada, ya que se hizo conocer información sobre la presencia de algunos grupos irregulares, que podrían intentar acabar con su vida en el nosocomio.