Escucha esta nota aquí

Con un baño de multitudes, así midieron fuerzas el Movimiento al Socialismo (MAS) en El Alto; y los sectores que exigen segunda vuelta electoral e incluso que se realicen nuevas elecciones, a la cabeza de la Coordinadora de la defensa de la democracia, en la zona Sur de La Paz.

Mesa sentenció en su discurso: “(el Vicepresidente) me acusa a mi de generar violencia, debo decirle aquí estoy, o voy preso o voy a la presidencia”, con lo que desató una ovación de los miles de personas que corearon junto a él: “No tenemos miedo carajo” (sic).

En el encuentro del MAS, que se realizó en la ciudad de El Alto, los dirigentes pidieron un juicio de responsabilidades en su contra y la gente respondió: “Mesa a Chonchocoro”.

Morales comenzó con un “hemos vencido”. Ratificó el triunfo en primera vuelta, y que el MAS ganó en el 85% de las alcaldías. “Más de 90 países respaldan nuestro triunfo en primera vuelta”, destacó el apoyo del presidente de México, Manuel López Obrador, el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández y de su colega venezolano Nicolás Maduro.

“Unos dicen nuevas elecciones, otros segunda vuelta, como en la cueca. Tienen que entender que Evo ganó en primera vuelta”, dijo.

Pero, insistió en que “traigan pruebas de fraude. Lo que se ve se anota, como en el cacho, por eso pedimos ir a auditoría, voto por voto, mesa por mesa, estamos con la verdad”, insistió.

Anunció que los opositores piensan rodear la Casa Grande del Pueblo y por eso convocó a sus bases a defenderla.

En el encuentro opositor, la resolución principal fue la de continuar con los bloqueos y la movilización “pacífica” en todas las ciudades del país.

Mesa, advirtió por su parte que “el señor Morales y el señor García Linera no entienden algo fundamental, que esta lucha es posible, pacífica y democrática... No lo entienden”, manifestó.

Insistió en que los sectores movilizados no cederán ante la provocación y expresó su admiración por la valentía de los bloqueadores no sólo en La Paz, sino en todo el país. “Ustedes fueron capaces de resistir la provocación planteada como estrategia de la división, del odio. Un presidente que bloquea a su propio país, que pretende que los movimientos sociales que lo apoyen nos dejen sin abastecimiento ni conexiones”.

En el momento más efusivo de la concentración opositora paceña se coreó el nombre de Luis Fernando Camacho, presidente cívico cruceño, que no pudo estar en el cabildo porque no lo dejaron salir del aeropuerto de El Alto.

Finalmente manifestó que no hay opción ni para el miedo ni para el retroceso, “estamos decididos a enfrentar el autoritarismo camino a la dictadura. No lo vamos a permitir”, aseguró.

El rector de la UMSA, Waldo Albarracín, también pronunció un encendido discurso, “están jochando los petos, están hurgando el avispero. Cuídense, porque los vamos a mandar a Chonchocoro”.

Pidió que el pueblo no se canse de luchar. “Han conseguido que nuestra bandera recupere su verdadero valor, a partir de hoy recuperamos nuestra condición de bolivianos libres”, subrayó.

Sobre las declaraciones del vicepresidente, señaló que el MAS transgrede la ley. “No vamos a responder a las agresiones, no bajen los brazos” y destacó que la lucha debe terminar ya no en una segunda vuelta electoral, sino en “nuevas elecciones”.

“Los golpistas fueron golpeados, y los felicito a los hermanos”, dijo Freddy Mamani Laura en El Alto, primer diputado plurinacional electo del MAS por La Paz. Le dijo al alcalde Luis Revilla que tiene las horas contadas para desbloquear, al presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, que es“separatista” y que se lo expulsó de La Paz ayer, por eso.

Finalmente, pidió un juicio de responsabilidades contra el candidato opositor Carlos Mesa, y la gente coreó: “Mesa a Chonchocoro”.