Escucha esta nota aquí

Texto: Berthy Vaca

Foto: Rolando Villegas

Los conflictos siguen vigentes a cinco días de las elecciones generales. Ante el clima de protesta en el país, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunció que la Policía está autorizada para aplicar el uso de la fuerza contra las huelgas con el objetivo de garantizar el normal desarrollo de los comicios del próximo domingo. El Colegio Médico de Bolivia seguirá con el paro a pesar de que existe la predisposición al diálogo y cuestionó al Órgano Electoral por intentar apagar su movilización.

El vicepresidente del TSE, Antonio Costas, confía en que los conflictos se resolverán en las siguientes horas. Sin embargo, la autoridad recalcó que la Ley Electoral establece que están prohibidas las manifestaciones previas a procesos comiciales.

“Yo estimo que hasta entonces se van a resolver, exhortamos a que eso ocurra. Se hará cumplir la ley, dice que no pueden existir y la Policía tendrá que intervenir para desmontar la huelga”, aseguró el vocal Costas.

Hasta ayer, tres conflictos estaban latentes. A pesar de que el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) asistió al diálogo con el Gobierno, el paro en la Villa Imperial continúa y hoy está programado un cabildo en defensa del litio. Las otras movilizaciones son la protesta del Colegio Médico de Bolivia y la X Marcha Indígena, que exige evitar la ocupación ilegal de tierras en la Chiquitania y que llegará mañana a Santa Cruz.

Al respecto, el presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, criticó al vocal Costas por llamar a la Policía con el fin de desarticular la movilización de los galenos. El dirigente pidió al TSE hacer cumplir los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016 -que negó una cuarta repostulación de Evo Morales- para ganar credibilidad.

“Ellos perdieron toda credibilidad cuando avalaron al binomio ilegal (en referencia a Evo Morales y Álvaro García), entonces, con qué moral quieren pedirnos que levantemos nuestra movilización. Estos vocales no cumplieron la norma y piden que se la cumpla, cómo es eso”, reprochó Larrea.

El dirigente médico afirmó que hoy se reunirán en Santa Cruz para analizar las medidas a seguir, aunque adelantó que la intención es levantar las huelgas de hambre y mantener el paro.

La reunión del Consejo Nacional de Salud (Conasa) está confirmada para hoy, desde las 9:00. Allí se definirá si la huelga de hambre se mantiene o se suspenderá durante el auto de buen gobierno que regirá desde el viernes en Bolivia por las elecciones generales a realizarse este domingo.

“Nuestro departamento jurídico está analizando los alcances del auto de buen gobierno y mañana (por hoy) en la reunión del Conasa, se decidirá qué hacer”, indicó Henry Montero, presidente del Colegio Médico cruceño.

La crítica del Gobierno

La ministra de Salud, Gabriela Montaño, no confirmó su asistencia. La autoridad, sobre la posición que asumió la dirigencia de los médicos, afirmó que existen dirigentes que no quieren la solución del conflicto y que buscan intereses personales.

“Hay ciertos dirigentes del Colegio Médico de Bolivia que no les interesa llegar a las conclusiones; han roto el diálogo, pero hay médicos de bases que quieren avanzar y nosotros nos debemos a ellos y a la población. Por eso vamos a seguir convocando el diálogo”, expresó Montaño.

Es probable que la reunión sea fijada para mañana miércoles, en Cochabamba.

Apoyo de universitarios

Ayer, al menos un millar de estudiantes de Medicina de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno marcharon desde su facultad hasta el piquete de huelga en el hospital San Juan de Dios en apoyo a los médicos, y de allí, junto con los galenos, marcharon hasta la plaza principal, donde reivindicaron sus demandas.

“Exigimos a las autoridades pertinentes que solucionen de una vez. La más afectada es la población, pero por la intransigencia de no solucionar los problemas”, dijo el decano Reinerio Vargas.

En La Paz, padres de familia de los 14 distritos de la ciudad de El Alto marcharon ayer por las principales calles de la ciudad y dieron un plazo de 48 horas al Gobierno y a los médicos para reanudar el diálogo, que permita restablecer la atención a la población.