Escucha esta nota aquí

El paro cívico indefinido determinado a escala nacional, en Potosí se cumplió a media máquina, con el dato de que en esa ciudad se instaló el primer piquete de huelga de hambre, de todo el país.

La jornada de ayer la capital potosina despertó con niños y padres corriendo hacia las escuelas, con personas haciendo filas para ser atendidos en los bancos y con amas de casa comprando en los mercados, como un día normal. Pero no lo fue.

Desde el martes, el Comité Cívico de Potosí (Comcipo) se mantenía en reuniones para ver cómo se iba a desarrollar el paro cívico y cual iba ser la reacción de la población.

Los puntos de bloqueo de forma muy lenta fueron cortando la ciudad. La zona de la exterminal y del mercado Chuquimia fueron las primeros en cerrarse. De 10 puntos instalados inicialmente, el número fue subiendo hasta superar los 20.

Los bloqueos

Con banderas rojas y blancas y con la tricolor nacional, las personas que empezaron a cerrar las calles no encontraron resistencia del resto de la ciudadanía, que resignada optó por caminar para llegar hasta sus puestos de trabajo.

“Hace más de 10 días que los de Comcipo están bloqueando y ya estamos acostumbrados, ellos ya se están cansando”, explicó Leonora Rosas, que se dirigía a pagar el servicio de luz, acompañada de su pequeña hija.

A la altura de la pasarela, en la avenida Tinku, Roberto Rocha con tres personas más instalaba un piquete de bloqueo.

“Es cierto que todo parece normal, no debe olvidarse que desde hace días estamos protestando por el litio y ahora lo hacemos por la defensa del voto. Las personas se cansan”, aseguró Rocha.

Los más molestos, por los cortes, fueron los choferes del transporte público urbano que no pueden desempeñar su trabajo de forma normal.

“Con estos paros no hemos conseguido nada. Queman las cosas y todo sigue igual”, lamentó José, chofer de la línea que va hacia el barrio Mecánico.

Por el centro potosino

El cierre de las calles obligó a caminar y subir las pendientes, que para los que no están acostumbrados es una tarea complicada. En el centro la actividad se desarrolló normalmente, con turistas tomándose fotos, vendedoras ofreciendo almuerzos ejecutivos a Bs 30 y tiendas con productos artesanales en sus vitrinas. Eso sí, siempre con una de sus puertas cerrada.

En cuanto al transporte interdepartamental e interprovincial, hasta el cierre de esta edición fue normal, se podía viajar a Oruro, Sucre o La Paz.

Primer piquete de huelga

Edwin Rodríguez, senador por MOP y excandidato a la vicepresidencia por BDN, inició el primer piquete de huelga de hambre en la iglesia Nuestra Señora de La Merced de la capital potosina.

Rodríguez indicó que esta medida extrema será de forma indefinida, hasta que el Gobierno del MAS acepte ir a una segunda vuelta o llame a nuevas elecciones presidenciales.

La defensa del litio y el respeto por el voto de los bolivianos es lo que motiva a Rodríguez a realizar la huelga de hambre.

El senador sostuvo que, en las próximas horas, otros dirigentes también realizarán piquetes de huelga de hambre en las distintas iglesias de la ciudad y de los pueblos intermedios, como Llallagua.

“Las iglesias son lugares seguros para llevar adelante nuestras protestas”, aseguró Rodríguez.

El TED se lleva a Llallagua

Luego el incendió que destruyó las instalaciones del Tribunal Electoral Departamental (TED) de Potosi, mediante un comunicado del Órgano Electoral Plurinacional (OEP), se infirmó que momentáneamente funcionará en la localidad de Llallagua para así poder continuar con el computo de los votos de las elecciones generales realizadas el domingo.