Escucha esta nota aquí

"No significa una amenaza o una acción inamistosa contra Chile", explicó el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, sobre el despliegue de 50 uniformados de élite para el control del contrabando que entra al país por en la frontera con la vecina nación.

Explicó que se trata de "unidades de asalto", que "no tendrán ni armamento pesado, ni artillería, ni carros blindados". Aseguró que la decisión de reforzar así el trabajo de la Aduana no surge ante la detención de los nueve ciudadanos bolivianos en marzo pasado.

"Nuestra acción es una reacción ante la agresividad de los contrabandistas que interrumpen la interdicción al contrabando (...) Se ha tomado la previsión de que cualquier tipo de acción se haga lejos de la frontera, mínimo de un kilómetro para evitar incidentes fronterizos", agregó la autoridad en contacto con EL DEBER.

Esta mañana el canciller chileno, Heraldo Muñoz, consideró que "es una acción delicada" el despliegue de los uniformados y manifestó que "no quisiéramos que esto escalara a algo peligroso".

"Nos ayudaría mucho que Chile enfrentara su contrabando en su territorio (...) Son unidades de asalto, de alta especialidad, con entrenamiento de contacto físico y disuasión, es gente preparada muy bien físicamente", detalló Reymi.

Según sus datos, en los primeros meses se incautó mercadería de contrabando valuada en 24 millones de dólares. "Entre el 70 al 75 por ciento del contrabando entra por la frontera de Chile, y no precisamente productos de ese país sino chinos", precisó.

Por su parte, el presidente Evo Morales, aseguró hoy que la movilización de un grupo de élite de las Fuerzas Armadas a la frontera con Chile no es una agresión al país vecino sino que se justifica dentro de la lucha contra el contrabando.

"Hemos decidido reorganizar la lucha contra el contrabando. Hay un equipo de ministros que va trabajando. Eso no es ninguna agresión a Chile. Si es importante movilizar alguna de nuestras fuerzas va a ser contra el contrabando no contra el pueblo chileno, menos contra el Gobierno chileno", subrayó Morales en una rueda de prensa.

Morales enfatizó que los grupos especializados de la Policía y de las Fuerzas Armadas se movilizan para "defender la economía" y a las empresas bolivianas, perjudicadas por el contrabando en ese límite.

Comentarios