Escucha esta nota aquí

A la agresión sufrida por una turba a un fotoperiodista, el lunes en La Paz, ayer se sumó la gasificación de la Policía Boliviana, a perio­distas que cubrían la noticia en la avenida Arce.

Como parte de las manifesta­ciones ciudadanas, un grupo de vecinos de Sopocachi intentó bloquear la avenida, cerca de la plaza Isabel La Católica. 

Un grupo de motociclistas uniformados se acercó a la gente, donde estaban diferentes medios y echó directa­mente gas pimienta al rostro de los profesionales, especialmente de Gigavisión y de EL DEBER.

El acto fue grabado en los vi­deos de ambos medios, que pro­testaron y exigieron explicaciones a las autoridades.

El comandante departamen­tal de la Policía en La Paz, José Barrenechea, quien manifestó haber desplegado unos 1.000 uni­formados a las calles para evitar confrontación entre bolivianos”, dijo desconocer ese extremo.

El ministro de Comunicación, Manuel Canelas, expresó su so­lidaridad con los colegas “por la barbaridad que hemos visto”, lla­mó a respetar el trabajo y pidió a la Policía que “procure garantizar el oficio periodístico”.

Entre tanto, la Asociación Na­cional de la Prensa (ANP), en un comunicado público, demandó a autoridades y a la población civil, “respetar, garantizar y facilitar el trabajo de los medios, que en las últimas horas han comenzado a sufrir amenazas, vejámenes e in­cluso agresiones físicas”. (MAM)