Escucha esta nota aquí

La oposición manifestada por la jerarquía católica a la cadena perpetua y a la aprobación de la Ley de Identidad de Género desencadenó un enfrentamiento entre el Gobierno y la Iglesia católica. El vicepresidente Álvaro García Linera anunció ayer que el Ministerio de Justicia indagará a sacerdotes que cometieron abusos y violaciones a menores en los últimos 15 años.

El juez eclesiático del arzobispado de Cochabamba, Miguel Manzanera, dijo a Erbol que existen miembros del Gobierno, algunos de alta jerarquía, presuntamente inmiscuidos en casos de violación.
El arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, expresó la semana pasada su temor de que la cadena perpetua para los casos de violaciones a menores de edad, seguida de muerte, sea usada para perpetrar ‘graves abusos’ en el país en situaciones de mala administración de justicia.

El presidente Evo Morales respondió que esperaba que con esa posición el clero no busque defender “a los obispos violadores”. Ayer, el segundo mandatario,en conferencia de prensa, informó de que pidió al Ministerio de Justicia “un resumen de las denuncias de violación a niños y niñas cometidas por algún funcionario de la Iglesia. Tardará un poco porque hay que investigar, no solo las actuales sino de hace 15 años y conminó a las personas”, y familias que “hayan sido objeto de violación de un niño o niña por parte de algún funcionario de la Iglesia, por favor acérquense al Ministerio de Justicia, y hagan las denuncias”.

Anunció que se hará un mapeo de la gravedad de este tema, “que es una vergüenza para la humanidad, que el mismo papa Francisco ha denunciado de manera valiente”.

José Rivera, secretario de Comunicación de la Conferencia Episcopal de Bolivia, respondió: “Que investiguen. La Iglesia actúa de frente al pueblo. No quisiéramos pensar que se trata de desviar la atención sobre temas urgentes, relevantes y que preocupan, como el estado de la justicia en Bolivia, o que siga vigente la libertad de expresión”, aseveró.
Manzanera remarcó:“Hay miembros del Gobierno que fueron autores de violaciones, no especificaré más. Es una represalia por rechazar la cadena perpetua”.

García Linera calificó al papa Francisco como “muy revolucionario, como lo fue Cristo en su tiempo”, pero criticó que algunos jerarcas de la Iglesia ultraconservadora se parecen más a los fariseos del templo que a los seguidores de Cristo”.

Hay malestar también por la posición crítica de la Iglesia con la Ley de Identidad de Género.

“Para el papa Francisco, para la Iglesia, estoy seguro que para Cristo, todos somos hijos de Dios y tenemos el derecho a ser reconocidos y eso hace la ley, reconocer lo que hay, no esconderlo bajo la alfombra, es una actitud retrógada y ultraconservadora”, añadió García.

El padre Manzanera respondió: “No creo que haya un derecho a cambiar laidentidad de género, porque éste debe darlo la misma naturaleza. Sólo en casos muy excepcionales debiera aceptarse, pero no es un derecho”