Escucha esta nota aquí

La Asociación de Víctimas de Mala Praxis Médica presentará, en las próximas horas, siete denuncias de supuesta negligencia médica, a la espera de que haya una sanción ejemplarizadora para las clínicas, médicos y directores de los centros hospitalarios donde se cometieron estos hechos.

“Hay un trato inhumano y degradante por parte de las clínicas, directores o médicos que han tenido una mala práctica médica. Queremos que el Ministerio de Salud, el Servicio Departamental de Salud (Sedes-La Paz) y la Jefatura de la Unidad Salud Ambiental, Control Sanitario e Inocuidad Alimentaria (Usacsia), dependiente del Sedes, sienten precedente y sancionen a quienes corresponde. En este semestre tenemos siete denuncias que presentamos formalmente, de un total de 45 víctimas con que cuenta la asociación”, indicó el presidente de la organización, David Inca Apaza.

La asociación hizo ayer una denuncia pública en la ciudad de El Alto, presentando los dos últimos casos que se conocieron en las últimas semanas. Se trata de los pacientes Félix Tórrez y Benjamín Sanabria (41), quienes fueron atendidos en la clínica Solidaria Fides, instalada en esa ciudad paceña.

Los últimos casos

Félix Tórrez, transportista público, fue internado de emergencia en la clínica Fides el 29 de mayo por una embolia cerebral. Luego de varios días en terapia, lo transfirieron a una sala común, donde su hija le descubrió una herida en los glúteos. “La cuenta ascendía a Bs 160.000, pero milagrosamente, bajó a Bs 60.000. No nos informaron sobre la magnitud de la herida en los glúteos. Mi hermano no entró con esa herida. Denunciamos que la institución no nos informó sobre eso. Pedimos que las autoridades intervengan”, expresó el hermano de Félix, Santos Tórrez, quien cree que los médicos fueron los que le ocasionaron la herida o no se percataron a tiempo de la lesión, que llegó hasta los huesos.

Por otro lado, David Inca denunció que el trabajador minero Benjamín Sanabria tuvo una lesión en el riñón izquierdo y necesitaba una operación quirúrgica. “Resulta que lo operaron y le extirparon el riñón derecho y no el que estaba mal. Lo atendieron por obligación, pero no hay responsabilidad de la clínica sobre la mala práctica realizada. Los médicos han amenazado a la familia, indicando que, si se quejaba, el paciente iba a perder el seguro. Eso es chantaje”, contó.

La clínica da su versión

Sobre estas denuncias, la directora interina de la clínica Fides, Patricia Plata, informó de que los pacientes Félix Tórrez y Benjamín Sanabria siguen siendo atendidos en la institución, para lograr la recuperación de su salud y descartó indicios de mala praxis. “Los pacientes presentaban cuadros complicados. Hemos actuado de buena forma. Nosotros no tratamos enfermedades, tratamos enfermos y cada uno es particular. De todas formas, tenemos todos los expedientes de ambas personas para presentarlos cuando se nos pida”, dijo Plata.

En el caso de Sanabria, explicó que tenía un diagnóstico de un trauma abdominal, politraumatizado y politransfundido mayor, porque le cayó una roca en la mina donde trabajaba. El expediente detalla que ambos riñones sufrieron lesiones y tiene diagnóstico reservado.

Sobre la herida en el glúteo de Félix Tórrez, dijo que se debe a la diabetes y la hipertensión que padece y que le provocó una úlcera de presión grado 2, en la región sacra, que se le infecta.

Tags

Comentarios