Escucha esta nota aquí

La polémica de difuntos que supuestamente votaron el 20 de octubre no tiene una explicación contundente. Los vocales electorales deslindan toda responsabilidad al Servicio de Registro Civil (Sereci), pero hacen el esfuerzo de explicar esta situación. Mientras, en el Sereci ven que no hubo depuración plena en el padrón por no contar con certificados de defunción de algunas personas.

Muchas personas ingresaron a la aplicación del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en la que se introduce el número de cédula de identidad y aparece el acta de la mesa donde sufragó. Esa práctica se aplica también con personas que fallecieron. Esa acción levantó polémica y críticas porque existen muertos todavía inscritos en mesas de votación.

La presidenta del Tribunal Electoral Departamental (TED) de La Paz, Florencia Laruta, deslindó responsabilidades al Sereci y señaló que esa instancia es la que debería explicar este asunto. Sin embargo, aclaró que en la app no se notifica el sufragio de las personas. “Ahí solamente sale el acta de votación y no (se explica) si la persona sufragó”, detalló.

Delfín Álvarez, vocal del TED de Cochabamba, fue más práctico. La autoridad deslizó dos causales sobre la temática de los difuntos inscritos en el padrón. La primera, que en el área rural no acostumbran a tramitar el certificado de defunción cuando una persona fallece. 

Eso obliga -dijo- a que ese ciudadano permanezca en el padrón electoral. Otra causal, aumentó, es que los que fallecieron a partir del 14 de julio de esta gestión todavía continúan en el registro de votación.

“Sobre la aplicación. Puede que la persona haya fallecido después del 14 de julio y aún esté registrado. Pero en el acta no aparecen los votantes”, acotó Álvarez.

Piden al TED cercano

Tanto Laruta como Álvarez, en el caso de personas que fallecieron antes del 14 de julio, pidieron que familiares de los difuntos acudan al tribunal electoral departamental para verificar si allegados muertos votaron el día de las elecciones. “Pueden exigir la lista de votación en la mesa y verificar si la persona difunta logró emitir su voto. Claro será si existe una firma y la marca del pulgar”, dijo Álvarez.

Mientras, el director del Sereci, José Antonio Pardo, explicó dos posibilidades cuando aparecen en redes sociales casos de personas que denuncian que un familiar falleció sigue habilitado para votar: “o la partida de defunción no existe en el registro civil, o sí está, pero con datos incompletos. Esto imposibilita que se haga una depuración efectiva en el padrón”.

A 33 días de las elecciones generales, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) abrió la posibilidad de que en el padrón consolidado de votantes aparezcan casos de personas fallecidas que figuran como habilitadas. Además, reveló que detectaron 16.000 números de cédulas de identidad repetidas.

Ayer, ningún vocal electoral nacional quiso brindar información sobre esta temática.