Escucha esta nota aquí

Luego de un año de negociaciones para cerrar la operación de compraventa más millonaria de los últimos años, a las 17:15 de ayer, al barón del cemento le tocó decir adiós a sus trabajadores de Viacha (La Paz) y con ello a los 10.000 que participan del emporio cementero más grande de Bolivia. A los pocos minutos, desde el interior de su motorizado en movimiento, vía telefónica, confesó que, luego de 28 años de comandar Soboce, ahora lo envuelve una mezcla de tristeza y alegría al igual que un padre cuando ve partir a un hijo para formar su propia familia.

- ¿En qué circunstancias se dio la operación de compraventa de Soboce para que pase a manos del grupo peruano Holding Cementero S.A.?
Hemos tomado la decisión de transferir las acciones que teníamos en Soboce, que era el paquete mayoritario (51%). Holding Cementero es una multinacional latina con presencia en varios países andinos. Se ha hecho una transacción transparente a través de la Bolsa Boliviana de Valores.

- ¿Cuántos meses tomó cerrar la negociación?
Las primeras charlas y ofertas, fueron en diciembre del año pasado. Después se enfrió, se alargaron las cosas, en fin; luego, en agosto se reactivó y se hizo un cronograma.

- ¿El futuro laboral de los trabajadores cómo queda?
En el contrato hemos establecido que no vamos a retirar a ninguna persona. Soboce, en las distintas actividades que realiza, tiene cerca de 2.000 trabajadores y los que están a cargo del transporte y la comercialización del cemento son 8.000. Entonces, son 10.000 personas.
,

Era el momento en que debía definir si dejaba la política para dedicarme a la empresa ...
,


- ¿Cuántos ejecutivos se quedan con usted?
Se ha retirado un grupo de ejecutivos que son un equipo más cercano. Son 10 ejecutivos y 10 personas como apoyo de ellos. Son 20 personas. Quedan con la fundación Jisunú, que tiene la administración de los Centros de Innovación Tecnológica (Cites) y otros proyectos sociales.

- ¿Y el paquete accionario?
Holding Cementero tenía el 47%, otros accionistas tenían el 2% y nosotros el 51%. Ahora la empresa peruana tiene el 98% de las acciones. El 2% queda en manos de cientos de accionistas que no han vendido.

- ¿Por qué deshacerse de la gallina de los huevos de oro, tomando en cuenta el boom de la construcción en Bolivia?
La industria del cemento conmigo ya no iba a poder crecer ¿no? Usted ha visto cómo en dos años no nos dan gas para hacer una nueva inversión en Puerto Suárez, nos han confiscado Fancesa y no nos han pagado ni un centavo. Nos han puesto multas y una serie de restricciones, entonces, la posibilidad de crecimiento y el futuro de esa industria no la veo promisoria. Además, en la industria del cemento la globalización es importante con empresas que tienen mercados en varios países en los que compiten. La industria en sí misma va a crecer. Nosotros vamos a seguir invirtiendo en otro tipo de actividades. Pero, yo le diría que la razón fundamental es que era el momento en que debía definir si dejaba la política para dedicarme a la empresa o dejar la empresa y dedicarme al servicio público. Entonces, he tomado la decisión de salir de la actividad del cemento y concentrarme en la actividad de servicio público.,

El excandidato presidencial dijo que se dedicará a tiempo completo a Bolivia, después de estar 28 años en la industria del cemento.
,


- ¿Debe entenderse que uno de los factores que gravitó para vender su paquete fue por la presión política?
No, no, porque si fuera la presión política la que nos preocupara, no hubiéramos continuado creciendo los últimos nueve años ¿no ve? No es el caso. Cuando me hice cargo de Soboce hace 28 años, la empresa valía un millón de dólares y tenía 200 trabajadores. Con la transacción de ahora, el valor de la empresa está en 300 millones de dólares y ahora son 10.000 trabajadores. Ya se ha constituido en una empresa madura.

- ¿Cómo estaban los niveles de rentabilidad?
La empresa es rentable, muy competitiva y bien manejada.

- ¿Fue el mejor momento para vender?
Yo creo que fue el momento adecuado para vender. El próximo año habrá un panorama distinto. La industria cementera del país va a seguir creciendo, pero ya no al ritmo de antes.

- ¿Por qué ve ese escenario en el negocio cementero?
Porque veo que en la economía mundial hay fuertes nubarrones. Con la caída del precio del petróleo, varios países van a tener importantes conflictos. Afectará en los ingresos del país y afectará a nuestros vecinos. Yo creo que la construcción ha tenido un fuerte impulso, pero creo que la oferta es mayor que la demanda.

- ¿En qué invertirá?
Ese equipo de 20 ejecutivos será el encargado de trabajar y de llevar adelante las inversiones en todo el país. Será en Santa Cruz sin ninguna duda, en La Paz, en Tarija y en el resto del país. Lo primero que se hará será un plan para los próximos 20 años.

,

La industria cementera del país va a seguir creciendo, pero ya no al ritmo
de antes
,


-¿Santa Cruz está entre sus prioridades de inversión?
Desde el punto de vista económico, Santa Cruz es el que más crece en el país y el que mejores condiciones ofrece a la inversión. Toda mi vida he invertido. Eso no cambiará.

- ¿Qué va a pasar con sus otros negocios?
Los otros negocios van a continuar siempre con la filosofía de responsabilidad social.

- ¿Pero por ahora no se piensa en vender?
No, porque de algo tengo que comer ¿no? (risas)

- Usted está considerado entre los más ricos de Bolivia, ¿cuál es su patrimonio?
Son mitos que se generan. Los accionistas de Cimsa son varios hermanos. Son 70 miembros de la familia. Tengo el 35% de Cimsa
?

,
perfil
El político se constituye en el principal opositor al Gobierno en el país.

Samuel Doria Medina
Economista
líder de UNidad nacional (UN)

Emprendedor
“Estos gobiernos del socialismo del siglo XXI de la ALBA ponen muchas trancas y obstáculos. No es malo que haya inversión extranjera. Santa Cruz es la región donde hay más inversión extranjera y por eso está dejando atrás a los otros departamentos. Pese al Gobierno, hay muchas oportunidades de inversión”, afirma.