Escucha esta nota aquí

Radica en Lima; no se sorprendió por la sentencia de tres años de cárcel que emitió el juzgado en el caso Zapata. 


_ ¿Cómo recibió la sentencia de tres años?
No me sorprendió. Era un tema que se veía venir. No olvidemos que el proceso estuvo con anuncios por parte de autoridades políticas del país que se ocuparon de escribir dos libros, de hacer una película para predeterminar que tenía que haber culpables en este proceso. No había opción que un juzgado pudiera mover tan solo un centímetro de lo que pidió la Fiscalía. Me llamó la atención que me sindiquen de ganancias ilícitas, cuando hace una semana se descartó que haya ganancias ilícitas en este proceso. Además, se me juzgó en ausencia, cuando ni a altas autoridades de Gobierno se les hizo eso.  
 

_ ¿Usted tuvo representación en el juicio?
No, se me atribuyó un abogado de oficio. Nunca encontré un abogado de oficio porque todos tienen miedo a ejercer la abogacía contra un propósito político. Aun teniendo un abogado y ser declarado en rebeldía, no faculta al juez a dictar sentencia contra el ausente, es un derecho constitucional de la defensa, incluso un derecho internacional y humano. 
 

_ Hay una condena de tres años, ¿esperaba algo peor?
Iba a esperar mejorar condiciones de las presiones políticas para ejercer mi defensa, pero esto no valió para nadie, y no importa si la sentencia es menor o no, es el hecho de que se me atribuya algo, no me puedo sentir satisfecho de que me hayan discriminado, a todos permiten defenderse menos a mí. No conozco en los últimos años un caso en el cual se haya procesado a alguien en su ausencia. 
 

_ ¿Es una sanción manejable?
La sanción por ser un delito menor no merece cumplimiento de sentencia. Pero imagínese cuánto tiempo tendría que estar detenido para llegar a esto, como lo hicieron algunos. Esto justifica que la decisión que asumí de mantenerme fuera del país fue acertada y pese a las presiones y morbo como se me trató, tuve que tolerar. Estuve en un escenario equivocado.   
 

_ ¿Usted apelará?
Sí, tengo una pariente que me apoya en este tema y vamos a solicitar la apelación. Vamos a examinar la sustentación jurídica del fallo porque tiene contradicciones enormes. 
 

_ ¿Volverá a Bolivia?
No, no, de ninguna manera. La sentencia me aleja, ya que la situación de la justicia en Bolivia está cada vez peor. No sabemos qué pasará, ya que hay un juicio pendiente. 

Comentarios