Escucha esta nota aquí

Sin duda, es uno de los poetas bolivianos con mayor presencia en el contexto internacional. Y con cada nueva experiencia lo confirma. Gabriel Chávez Casazola participó recientemente en el 5to.

Festival Mundial de Poesía de Atenas, que reunió a 70 autores de 16 países, la mayor parte de ellos europeos. Chávez y el cubano Víctor Rodríguez Nuñez fueron los únicos poetas latinoamericanos invitados a la cita, que se desarrolló en la capital griega.

Teatros, centros culturales, salas de conciertos, librerías y cafés literarios de la histórica ciudad europea fueron escenario de lecturas de poesía en este prestigioso festival, dirigido por el poeta griego Dimitris Angelis.

Chávez confirmó la invitación a esta cita literaria, luego haber sido elegido como beneficiario del Programa de Intervenciones Urbanas del Ministerio de Planificación del Desarrollo.

_ ¿Cómo calificas la experiencia de participar en el quinto Festival Mundial de Poesía de Atenas?

Ha sido una experiencia sorprendente, tanto por la calidad de los poetas invitados, la mayoría provenientes de países cuya poesía se desconoce por completo en Bolivia, como por la oportunidad de tener una experiencia directa de la cultura griega, que tanto ha influido en la cultura, el pensamiento, la religiosidad y el imaginario occidentales.

Además, es la primera vez que mi poesía me lleva tan lejos, a la frontera entre Europa y Oriente, pues Grecia resulta ser, definitivamente, no sólo la semilla de la que muchas cosas surgieron, sino también un ágora, un espacio de encuentro.

También ha sido sorprendente viajar con apoyo del Estado boliviano, en este caso del Programa de Intervenciones Urbanas, ya que hasta ahora, en 12 años de constantes invitaciones al exterior, nunca me había apoyado mi país, sino que mis viajes eran financiados por instituciones de otras naciones.

_¿Qué idea tienen en Grecia de la poesía que se hace desde esta parte del continente?

Se conoce muy poco de la poesía latinoamericana. De hecho, en el Festival éramos solamente dos los poetas invitados de esta parte del mundo: el cubano Víctor Rodríguez Nuñez y yo. De la poesía boliviana no se conoce prácticamente nada. Me ha tocado ser el poeta con quien comience a disiparse ese desconocimiento, ya que hace algún tiempo fui traducido y publicado por la revista griega Frear, luego por la revista del Instituto Cervantes de Atenas y ahora fui invitado al Festival ateniense.

Por otra parte, siendo ambos países europeos, la poesía escrita en España se conoce en Grecia más que la latinoamericana, y de hecho hay bastante interés en la cultura y el idioma español. De hecho, he podido comprobar que el español se habla o entiende en varios restaurantes, hoteles, museos y lugares turísticos.

En todo caso, lo importante es que con el Festival Mundial de Poesía y la labor que están haciendo su director, el poeta Dimitris Angelis, y varios traductores del español al griego y viceversa, se están tendiendo puentes de palabras, y por tanto de sentidos, entre Grecia y Latinoamérica.

_¿Qué opinás de las traducciones al griego de tus poemas?

Mis traducciones al griego fueron hechas, las primeras, por el poeta y dramaturgo Stamatis Polenakis, y las más recientes por el poeta Vassilis Manousakis. Quienes pueden opinar cono conocimiento de causa, me han asegurado que son muy buenas las traducciones y los traductores. Las reacciones positivas del público griego a mi poesía así lo ratifican felizmente (risas).

Ocurre que cuando uno es traducido a una lengua que no conoce y es bastante diferente de la suya, debe confiar en el buen criterio y la trayectoria de su o sus traductores. Me ha sucedido con el chino y el ruso. En cambio, es más posible evaluar una traducción a idiomas más cercanos, como el italiano, el portugués y el francés, o más universales, como el inglés.

_Tengo entendido de que próximamente irás a Moscú, ¿podés contar algo de eso?

La poesía sigue llevándome de la mano a nuevas geografías. Pronto estaré en tres estados de EEUU: California, Texas, Ohio, así como en Washington D.C., lugares donde tendré lecturas, talleres y presentaré mi antología, traducida al inglés y allá publicada, Persistence of tattoos.

Luego, en diciembre, bien abrigado (risas), estaré, Dios mediante, en Moscú, en una Bienal Internacional de Poesía, viaje que desde ya me hace mucha ilusión.