Escucha esta nota aquí

La ciudad de Cochabamba nuevamente está en riesgo de convertirse en foco de infección. Desde el lunes, un grupo de dirigentes de la zona de K’ara K’ara mantiene bloqueada la vía de acceso al vertedero municipal y no deja pasar a los camiones que recogen los desechos de la ciudad capital.

Los manifestantes exigen la subvención del agua por considerar que están afectados en su economía por la pandemia. En esta jornada la ruta una vez más fue cerrada con piedras y otros escombros, complicando el trabajo de los funcionarios de la Empresa Municipal de Servicios de Aseo (EMSA), que ayer trabajaron de forma irregular por la medida.

Debido al bloqueo, en las calles y avenidas de Cochabamba se está volviendo a acumular la basura. La situación es parecida a la ocurrida el mes pasado cuando vecinos de esa misma zona (K’ara K’ara) cerraron la ruta exigiendo la flexibilización de la cuarentena y la renuncia del ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

El martes, el alcalde José María Leyes, que renunció verbalmente a su cargo, pero que no presentó su dimisión de forma escrita, promulgó la Ley del Agua en atención a la demanda de los bloqueadores; sin embargo, los dirigentes de K'ara K'ara ahora exigen que se hagan modificaciones complementarias a la norma.

Hoy se reunirá el Concejo Municipal para revisar la ley, tal como exigen los bloqueadores, y luego remitirla al Ejecutivo para su promulgación definitiva. El mes pasado, unas 4.000 toneladas de basura se acumularon en las calles de Cochabamba debido a las más de dos semanas de bloqueo del acceso al vertedero.