Escucha esta nota aquí

En menos de dos meses es la tercera vez que la ruta que conecta a Cochabamba con Occidente se ve afectada por los bloqueos. La Gobernación cochabambina busca mediar en el conflicto entre los padres de familia y la Alcaldía del municipio de Sipe Sipe. 

Quienes llevan adelante esta medida exigen la entrega inmediata de una canasta escolar como beneficio para los estudiantes que dejaron de asistir a clases presenciales, pero no hay entendimiento con la alcaldesa María Heredia (MAS).

La gobernadora Esther Soria envió una comisión para persuadir a los bloqueadores a sentarse en una mesa de diálogo, por lo que están a la espera de la confirmación para que la autoridad acuda hasta el lugar para mediar en el conflicto.

"Hemos tomado conocimiento de las dificultades que están pasando, la alcaldesa se reunió conmigo y no hay entendimiento sobre las canastas familiares. Todo proceso administrativo exige su tiempo y no se puede hacer tan rápido. Hay que sentare en una mesa de diálogo convocando a los padres de Sipe Sipe y que se pongan de acuerdo", apuntó Soria.

Y es que desde la comuna de Sipe Sipe justifican el retraso de este beneficio debido a los procesos burocráticos exigidos para  la entrega de la canasta y que hay voluntad de hacerlo.

El sector de transporte pesado es el que se ha visto más afectado. Pese a que no tienen nada que ver en el conflicto se ven perjudicados, ya que no pueden realizar desvíos por los caminos alternativos, a diferencia de vehículos livianos y flotas que usan las rutas de la zona de Santivañez para sortear los bloqueos.

Mientras tanto, en la terminal de buses de Cochabamba la venta de pasajes es normal, aunque hay un retraso de hasta dos horas en los viajes hacia la zona occidental del país.