Escucha esta nota aquí

Ante el conflicto que mantienen padres de familia y la alcaldía de Sipe Sipe, que tiene como consecuencia el bloqueo de la ruta que conecta a Cochabamba con la zona occidental del país, el viceministerio de Seguridad Ciudadana apunta a tener un papel de mediador para levantar esta medida que se dio como una exigencia para que se entregue una canasta alimenticia para los estudiantes del municipio. El propio comandante de la Policía Johnny Aguilera también se hizo presente.

"Vamos a sostener reuniones y hablar con la gente. Está en vías de solución, pero hay gente intransigente con la que pretendemos mediar", señaló el viceministro Gonzalo Lazcano, a tiempo de exponer que no había necesidad de causar enfrentamientos o amenazas, ya que existen otros mecanismos para dar rumbo a las negociaciones entre las partes afectadas. Además, expuso que esta situación afecta a ciudadanos que no tienen nada que ver en el conflicto.​

En cuanto al despeje de la vía, Lazcano explicó que también ese tema estará presente en la reunión que se sostenga entre las autoridades de Sipe Sipe y los padres de familia. A esto se sumará también la Policía.

El comandante de la entidad verde olivo en Cochabamba, Javier Mendoza, afirmó que desplegaron efectivos para intervenir el conflicto en la zona en busca de solución pacífica a los bloqueos en la carretera al occidente, por lo que también serían parte de la reunión para solucionar el conflicto.

El drama de la alcaldesa

El viceministro Lazcano reportó que la alcaldesa de Sipe Sipe, María Heredia, está a buen recaudo y recibiendo atención médica, luego de que en días pasados fue retenida por varias horas por los padres de familia movilizados y sufrió una descompensación.

Neyba Almanza, una de las hijas de Heredia, relató que las personas que exigen la distribución de alimentos contenidos en la llamada Canasta Estudiantil, amenazaron a su madre con quemarla y le rociaron orina.

El drama comenzó a mediodía de martes 17 de noviembre, cuando la autoridad edil se encontraba reunida en una unidad educativa con los padres de familia que exigen este beneficio derivado del desayuno escolar que este año no logró distribuirse por efecto de la pandemia.

Almanza relató que de esa reunión su madre fue sacada por los padres de familia y también transportistas, quienes la trasladaron hasta la carretera que une Cochabamba con el occidente del país, "diciendo que sufra junto con ellos".

"Desde ese momento ella fue secuestrada (estaba) sin beber nada, sin tener nada de alimentación hasta (el miércoles), cuando apenas lograron (rescatarla) de ahí. En todo ese tiempo, ella ha estado en medio de la gente, siendo humillada, insultada, tratada de ignorante y nosotros, como hijos, fuimos por la tarde (del mismo martes), porque nos enteramos que mi madre estaba en medio de la carretera", dijo Almanza Heredia.

Así la alcaldesa habría amanecido hasta el miércoles en la mañana sentada sobre el asfaltado, en el frío. Según su hija, tiene un marcapaso y los padres de familia no aceptaron que se le lleve abrigo. "Yo le llevé manta y chompa, (pero) algunas señoras me decían que lleve manta para la "santa" y que la iban a quemar ahí, a mi madre la querían matarla", lamentó entre sollozos la hija.

La alcaldesa, tras ser rescatada, continúa recibiendo atención médica, mientras sus tres hijos y tres nietos se encuentran escondidos en distintos domicilios porque temen por sus vidas por las constantes amenazas que recibieron, según ABI.​