Escucha esta nota aquí

Se apagaron las llamas y se logró controlar el fuego pero el incendio que se registró durante la jornada dominical en la zona metropolitana del departamento de Cochabamba, en el Parque Tunari, evidenció las falencias  y las políticas poco claras respecto a la prevención y manejo de este tipo de situaciones.

Por más de 16 horas, al menos 400 personas se dieron la tarea de combatir el fuego, pero los mensajes de necesidad de apoyo logístico fueron latentes durante toda la jornada.

La alcaldía de Cochabamba, sin que sea de su competencia, envió camiones cisternas y equipos, mientras que los bomberos voluntarios recibieron la respuesta de que los helicópteros Súper Puma estaban en mantenimiento y cuando iban a enviar uno privado se pronosticaron lluvias, según reseña el periódico Opinión.

Por fortuna, la lluvia trajo consigo mayor tranquilidad y logró aplacar el fuego que afectaba a los bosques de pinos y eucaliptos del Parque Tunari, una primera advertencia de lo que podría pasar en el futuro si no se toman mejores medidas, de acuerdo con los voluntarios.

Mientras tanto, las autoridades prometen la instalación de cámaras para detectar calor, sobrevuelos con drones y fortalecer al Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) para mejorar los controles.

El informe fue brindado por el gobernador de Cochabamba, Humberto Sánchez y el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, dio cuenta de que la lluvia fue un alivio para mitigar las llamas.

“Fue un trabajo intenso, se trabajó con 23 grupos de voluntarios”, indicó el gobernador, quien agradeció el apoyo de los bomberos, del Servicio Nacional de Áreas Protegidas, de los militares y policías y de otras organizaciones que trabajaron para sofocar las quemas.

La autoridad departamental lamentó que personas aún no identificadas  iniciaron el fuego.

Por su lado, el viceministro Calvimontes, dijo que se tiene indicios de que el fuego fue provocado y por eso se iniciaron investigaciones para determinar responsabilidadespara aplicar “sanciones duras” a los culpables del grave daño a la naturaleza. Además, condenó la existencia de una “cadena sucesiva de incendios” en distintos puntos del país.

Explicó que, si las condiciones climáticas lo permiten, este lunes se realizará un sobrevuelo de reconocimiento en el parque Tunari, para verificar si es que se reactivaron algunas llamas.

La falta de apoyo y protección es el común denominador en todos los grupos de salvamento. Este domingo, los bomberos, a través de la Plataforma Tunari Sin fuego, pidieron ayuda con donaciones de mochilas forestales, bate fuegos, guantes de fuego, esclavinas, pilas. Además, de hidratantes, alimentos y, en cuanto a insumos de salud, suero fisiológico, colirios y dextrotón.

El Parque Nacional Tunari (PNT) fue reconocido como tal y área protegida en 1962 por Decreto Supremo 6045 con el objetivo de proteger y conservar los ecosistemas del lugar. Es considerado el pulmón de la zona metropolitana cochabambina.

Comentarios