Escucha esta nota aquí

Empujones, insultos y gasificación marcaron la jornada de paro en Cochabamba. Un fuerte contingente policial se desplazó por los puntos de bloqueo para despejar las  avenidas y calles, especialmente en la zona norte, más precisamente en la circunvalación Atahualpa.

Con la llegada de los efectivos, se produjeron forcejeos, insultos y, finalmente, la gasificación. Se trató de uno los incidentes más relevantes en la ciudad del valle, donde el acatamiento ciudadano al paro ha sido notorio.

La medida de protesta fue convocada por el Comité Cívico de Cochabamba en coordinación con la institucionalidad cívica del país. Desde la Alcaldía Municipal se emitió un comunicado en el cual se aclaró que no se acataba oficialmente  el paro, aunque permitía a sus trabajadores ausentarse de sus fuentes laborales y recuperar las horas de trabajo en los días sucesivos.

"Los trabajadores entienden (...) que son parte de ese pueblo que está reclamando la no vulneración de los derechos humanos y las garantías constitucionales", dijo el portavoz de la institución municipal, Henry Rico.

Al igual que la Alcaldía, numerosas instituciones y empresas permanecieron sin atención al público. La ausencia de transporte público y privado en las avenidas mostró un acatamiento voluntario de la medida por una parte importante de la población cochabambina.






La llegada de los policías para desbloquear la circunvalación provocó la tensión en la zona. /Foto: APG Noticias

Empujones, jalones y algún que otro insulto fueron elevando la tensión. Foto: APG Noticias

Finalmente, la policía optó por el lanzamiento de químicos para desbloquear la avenida. / Foto: APG Noticia

Los bloqueadores permanecieron en la zona con miras a retomar las protestas. Foto: APG



Comentarios