Escucha esta nota aquí


La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió nuevas recomendaciones sobre el uso de barbijo, ratificando que esta es una de mejores formas de protección contra el virus, pero ratificó el veto a los que tienen válvulas.

Pese a que al principio de la pandemia se desalentaba su uso de los tapabocas en la población en general porque se consideraba que daba una falsa sensación de seguridad, muchos países fueron incorporándolos en forma temprana a las medidas de protección y en junio la OMS pasó a recomendar su utilización en determinadas zonas con transmisión comunitaria, cuando no se pudiera mantener distancia mínima, además en otras circunstancias.

Ahora, el organismo emitió una actualización de esas directrices en las que, entre otras cosas, desaconseja el uso de mascarillas con válvula, tanto en el personal de salud como para el resto de la población. Sucede que los usuarios de ese tipo de mascarillas podrían exhalar aire no lo suficientemente filtrado, poniendo en riesgo a otras personas. “El peligro es que si llevas una mascarilla con válvula y estás infectado puedes estar expulsando aerosoles infectados. En otras palabras, anula el propósito de llevar una mascarilla. No es peligroso para ti, pero simplemente anula el propósito”, explicó el director de Emergencias de la OMS, Michael Ryan.

Según su nueva guía, la OMS sigue recomendando al personal sanitario el uso de barbijos médicos en zonas con menor riesgo de contagio aéreo (por aerosoles) y los de mayor protección (N95, FFP2, FFP3) en zonas de mayor riesgo, por ejemplo, áreas de atención a pacientes con Covid-19.

Para el público general, en zonas de transmisión comunitaria del coronavirus, como es el caso de Santa Cruz, el organismo recomienda el uso de mascarillas no médicas (por ejemplo, las de tela, con tres capas y un filtro en el medio) en el interior de comercios, oficinas y escuelas, si no se puede garantizar una distancia física de al menos un metro entre los presentes. Aunque se pueda mantener la distancia, si no hay ventilación, se debe utilizar siempre mascarillas.

En lugares al aire libre, el organismo recomienda utilizar mascarillas no médicas de tela, si no se puede guardar al menos un metro de distancia.

Sin embargo, las autoridades sanitarias locales recomiendan también las mascarillas médicas para la población en general ante la falta de garantía de la calidad de las de tela.

 EN CASA, SI HAY VISITA

Si está en casa, la recomendación es usar tapabocas cuando haya un visitante que no es miembro del hogar y se sepa que la ventilación es deficiente, con apertura limitada de ventanas y puertas para ventilación natural, o cuando el sistema de ventilación no se puede evaluar o no funciona correctamente, independientemente de si se puede mantener una distancia física de al menos un metro.

También deben utilizarse dentro de hogares con ventilación adecuada si no se puede mantener una distancia física de al menos un metro.

¿Y LOS NIÑOS?

El organismo reiteró su posición de que los niños menores de cinco años no deben utilizar mascarillas, y que la decisión de ser utilizada por aquellos entre 6 y 11 años debe estar basada en un enfoque de riesgo. Los factores a considerar incluyen la intensidad de la transmisión del Covid-19, la capacidad del niño para cumplir con el uso apropiado de la mascarilla y la disponibilidad de una supervisión adulta adecuada, así como el entorno social y cultural local y los entornos específicos, como hogares con parientes ancianos o escuelas.

Los adolescentes de 12 años en adelante deben seguir, sin embargo, las mismas indicaciones que se les da a los adultos.

La Organización Mundial de la Salud recalca que se requieren consideraciones especiales para niños inmunodeprimidos o para pacientes pediátricos con fibrosis quística u otros males (por ejemplo, cáncer), así como para niños de cualquier edad con trastornos del desarrollo, discapacidades u otras condiciones de salud específicas que puedan interferir con el uso de la mascarilla.

Comentarios