Escucha esta nota aquí

Bolivia descarta por el momento el cierre de sus fronteras ante los primeros casos de la variante ómicron del Covid-19 que se reportan en la región. Autoridades sanitarias piden a la población no entrar en pánico y esperar a que se tenga mayor información al respecto.

El ministro de Salud, Jeyson Auza, sostuvo que “en este momento no se aconseja el cierre de fronteras, hasta que se determinen las características de esta variante”, mientras que la viceministra de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional María Renee Casto, dijo que aún no se demostró si ese tipo del virus es “más agresivo o letal”.

“Durante todas las olas que hemos estado viviendo, a nivel mundial, hemos presentado una importante cantidad de variantes, por lo tanto, hasta que no se tenga mayor información no hay que tener pánico”, sostuvo la autoridad.

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), que catalogaron como “preocupante” a la variante, también señalaron que se requiere más tiempo para saber de manera concreta sus características.

Las declaraciones:


Auza explicó que, ante la decisión de los países vecinos, “Bolivia inevitablemente, al ser mediterránea, también ha cerrado fronteras”. Sin embargo, recalcó que es necesario esperar investigaciones para definir las características de ómicron.

Nosotros vamos a esperar los resultados de los estudios científicos para que tomemos decisiones responsables y sólidas respecto a la salud del pueblo boliviano”, agregó el titular de Salud, durante el acto de entrega de equipos de oxigenoterapia de alto flujo que disminuyen en un 50 por ciento la letalidad e intubación a pacientes con el virus.

Comentarios