Escucha esta nota aquí

Tras más de dos horas de reunión, el Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) trató la emergencia sanitaria relacionada a la reactivación económica y los problemas de bloqueos que está viviendo Santa Cruz y el país. 

En este encuentro, en el que participaron autoridades del municipio y representantes de la Policía, la Fiscalía, las Fuerzas Armadas, el Comité Pro Santa Cruz, el Colegio Médico y otros sectores, se anunció el manifiesto que demanda la aprobación del 10% para la salud, bajo la premisa de que "la salud no se negocia". 

"Hoy es más que necesario lograr que se establezca el presupuesto en 10%, para que luego se elabore el Plan Integrado de Salud que se constituya en base a las necesidades de la población, cerrando la desigualdad en diferentes sectores de nuestra sociedad y entre todas las edades", resaltó el gobernador Rubén Costas. 

También mencionó que esta pandemia del Covid-19 ha puesto en evidencia las carencias en la Salud, ha reflejado 14 años de mala administración del presupuesto nacional, el derroche y la inconsciencia, primada por los intereses personales antes del bien común, dejando de lado la salud, lo más fundamental para la vida.

Por otra parte, la autoridad reflejó que es importante seguir las recomendaciones del doctor Carlos Javier Cuéllar, vicpresidente ejecutivo de University Research Co. URC (organización norteamericana especializada en fortalecimiento de sistemas de salud pública a nivel global). Para eso plantea varios puntos empezando por reforzar las medidas de bioseguridad. 

Recomienda seguir con la higiene de las manos, el uso correcto y masivo del barbijo, evitar aglomeraciones. "Hay una información científica que nos da una respuesta de la importancia. Se ha demostrado que la gravedad de la enfermedad depende del número de virus que nosotros inhalamos al momento de infectarnos", dijo Cuéllar. 

Como el virus se va a quedar por largo tiempo, Cuéllar recomendó aumentar la capacidad de las pruebas PCR, los rastrillajes y brigadas para identificar los casos sintomáticos y, principalmente, los asintomáticos.Además, se debe optimizar el sistema de donación de plasma hiperhimune y cambia la narrativa de la epidemiología. 

Sobre este último punto, Cuéllar enfatizó que es primordial que los que manejen la información de la pandemia sean las autoridades correspondientes, como el Sedes, COED, Gobernación y Alcaldía. 

El manifiesto completo "La Salud no se negocia"

La salud cumple una función fundamental como incentivador del cambio de modelo de desarrollo y como garante de la calidad de vida.

Durante meses los representantes del COED hemos sostenido el avance de la Pandemia por el Covid-19, que ha cegado las vidas de nuestras familias cruceñas, desnudando con dureza los problemas en el sistema público de salud a nivel país, con diferentes necesidades en equipamiento, infraestructura y sobre todo, mayor número de personal médico.

En los últimos 150 días de esta crisis sanitaria, el esfuerzo ha sido titánico en la organización, gestión, planificación y desarrollo del Plan de Contingencia que están llevando adelante los médicos, personal de salud, policías, militares, funcionarios públicos y autoridades, logrando ralentizar y frenar el índice de contagios.

Esta pandemia del Covid-19 declarada como emergencia sanitaria en Bolivia, ha puesto en evidencia las carencias en la salud, ha reflejado 14 años de mala administración del presupuesto nacional, el derroche y la inconsciencia, primada por los intereses personales antes del bien común, dejando de lado la salud, lo más fundamental para la vida.

Conocedores de las necesidades de nuestro pueblo, desde un inicio apoyamos la iniciativa del 10 % para la salud, liderizada por el Padre Mateo y secundada por infinidad de instituciones.

Hoy es más que necesario lograr que se establezca el presupuesto en 10%, para que se elabore el Plan Integrado de Salud que se constituya en base a las necesidades de la población, cerrando la desigualdad en diferentes sectores de nuestra sociedad y entre todas las edades.

Es por eso que demandamos: La aprobación de la ley que destine el 10% del Presupuesto General, para fortalecer y garantizar la salud, otorgando justicia social a todos los bolivianos y bolivianas.