Escucha esta nota aquí

Debido a la pandemia de coronavirus, la reina Isabel II y su esposo el príncipe Felipe pasarán este año las Navidades "tranquilamente" en el Castillo de Windsor, por primera vez en más de 30 años, anunció el martes el Palacio de Buckingham.

La pareja real tradicionalmente pasa las fiestas de fin de año en su residencia de Sandringham, en el este de Inglaterra, donde se les unen otros miembros de la familia real británica.

Pero, debido a la crisis sanitaria, la soberana de 94 años y su marido de 99 años decidieron este año permanecer en su palacio a las afueras de Londres. 

"Tras examinar todos los consejos recibidos, la reina y el duque de Edimburgo han decidido pasar la Navidad tranquilamente en Windsor", anunció un portavoz del Palacio de Buckingham.

Durante la primera ola, la soberana y su esposo anularon sus compromisos públicos y se confinaron en su residencia de Windsor. Luego viajaron al castillo de Balmoral durante el verano, siguiendo la tradición. 

El Reino Unido es el país más golpeado de Europa por la pandemia, con más de 59.000 muertes confirmadas por covid-19 y casi 1,6 millones de casos positivos.  

El príncipe Felipe, que cumplió 99 años en junio, ha tenido problemas de salud en los últimos años. En diciembre de 2019, fue hospitalizado durante cuatro noches en un hospital de Londres debido a "problemas de salud preexistentes" y finalmente sólo se unió a la reina en Sandringham el 24 de diciembre.  

El gobierno británico anunció la semana pasada una tregua de Navidad durante la cual se permitirá que se reúnan tres hogares entre el el 23 y el 27 de diciembre. Sin embargo, el Palacio de Buckingham no precisó si el resto de la familia real --incluyendo los hijos y nietos de la soberana-- irá a Windsor.  

El príncipe Carlos, heredero al trono de 71 años, contrajo el covid-19 en abril pero tuvo síntomas leves, al igual que su propio hijo, el príncipe Guillermo, segundo en el orden sucesorio. 

Comentarios